lunes, 12 de junio de 2017

UNA ESCUELA DE FALSOS POSITIVOS DE LARGA DATA
La mayoría son falsos positivos.
Los falsos positivos o crímenes de bandera falsa existen desde la antigüedad, como un método para buscar hacer creer que los muertos y los delitos de lesa patria son responsabilidad ajena que se endilga por lo general a quien no los cometió.
En Nuestra América son viejos estos delitos, desde que llegaron los europeos a violar, saquear, robar y, paradójicamente, sobre esos desastres y crímenes, sobre las ruinas humeantes y los cerros de cadáveres de pobladores originarios, edificar sus iglesias, sus fortificaciones y luego sus ciudades "civilizadas".
Entre los pioneros de traición a la Patria Grande, Santander fue el perfeccionador de los falsos positivos. Y llegó a pavonearse con traje de luces, ebrio de poder y después de haber destruido la unión Colombia, entre los cadáveres de patriotas (o de cualquiera de sus cómplices que le hiciera sombra o le enamorara a sus amantes) recién fusilados por crímenes o traiciones del propio Santander.
De esta escuela siniestra, vía Uribe Velez y Cia, es que han aprendido al dedillo los terroristas de la MUD, sobre todo esa gente nefasta y sin un miligramo de vergüenza que son las Bacrim llamadas Voluntad Popular y Primero Justicia.

No hay comentarios:

Isaías Rodríguez: "hay que confiscar las  fortunas  amasadas a costa de la necesidad del  pueblo" Por:   Luisana C...