martes, 13 de julio de 2010

ISIDORA, EL ALMA DEL CALYPSO DE EL CALLAO

LAS FIESTAS SON EL 16 DE JULIO:
La Negra Isidora huele a calipso, sabe a Callao...
Indira Carpio Olivo/ ENcontrARTE
Ante la cercanía de las fiesta patronales de El Callao, este 16 de julio, queremos rememorar la figura de una luchadora social de por estas tierras, Lucia Isidora Agnes, mejor conocida como la Negra Isidora, o como la madama del calipso de este pueblo suroriental venezolano. Desde siempre, El Callao ha sido motivo de intereses mineros, pero su verdadero tesoro radica en el legado de su gente y esta negra es el ejemplo perfecto. A continuación, una compilación de lo que pudimos investigar sobre esta sindicalista, activista cultural.
De las Antillas para Venezuela. Orígenes de El Calipso
En las islas antillanas y en el mar Caribe se vivía la liberación de la esclavitud a mediados del siglo XIX y mientras esto ocurría nuestro país concedía la explotación del oro a ingleses y franceses. Es harto conocido que en Venezuela la zona minera más importante se encontraba antes y se encuentra ahora en el estado Bolívar,
AL SUR DEL PAIS.
Para ese momento, la fiebre del oro atrajo una gran cantidad de inmigrantes, en especial de las Antillas británicas y francesas, quienes se radicaron en la población de El Callao. Esta región se convirtió en el escenario de la mezcla de diferentes culturas, entre las que destacan, junto a los habitantes de origen local, un grupo extranjeros ingleses, norteamericanos, franceses y oriundos de las Antillas británicas y francesas, entrelazando costumbres, hábitos, música, canto y lenguaje. De esta mezcla surgieron ricas tradiciones, con el aporte afro-antillano; ejemplo de ello es el Calipso y el Patua. En Venezuela se interpreta el Calipso en la zona oriental del Estado Sucre, Nueva Esparta, Monagas, Bolívar y en Ciudad Guayana bajo la modalidad de Steel-Band, motivado a la influencia fronteriza, la utilización de mano de obra antillana en la explotación petrolera y en la industria del hierro. Tal y como lo expresan los participantes del Grupo Yuruari:
“Los emprendedores antillanos que llegaron a Venezuela traídos para trabajar en las minas y búsqueda de oro entraron por el rio Yuruari, específicamente vinieron pobladores de las islas antillanas que estaban colonizadas por franceses y posteriormente los ingleses. Este grupo de
Inmigrantes trajo sus creencias, costumbres, cantos y ritmos, y, entre ellos, lo que conocemos como calipso el cual es una canción y baile a dos tiempos originario de Jamaica. Cuando se inicia la inmigración de mano de obra calificada, traída por las compañías inglesas y francesas que habían obtenido la concesión de explotación de oro, surgió el problema del idioma entre los técnicos y el personal obrero; para resolverlo se traslada personal de Las Antillas anglo y franco parlantes, quienes junto a sus familias trajeron un sin número de costumbres y necesidades que luego añadieron a la región. (Oropeza: 2008)
En ese momento, El Callao se convirtió en el escenario de la mezcolanza cultural venezolana con la francesa, antillana, inglesa y norteamericana. De este cambalache cotidiano surgieron manifestaciones tradicionales, en las cuales la contribución afro-antillana se destaca. Entre ellas surgieron con mayor acento el carnaval, el lenguaje y El Calipso.
Su nombre es Isidora Agnes; es el símbolo del famoso carnaval de El Callao, pueblo minero fundado en las orillas del río Yuruari, en el Estado Bolívar y en donde existía una famosa mina de oro, que fue mantenida en secreto por quien la descubriò y a quien en consecuencia apodaron El Callao. El pueblo evoluciona con las excavaciones, hasta el punto de tomar como nombre el apodo del minero fundador. Curioso, ¿no?
Isidora fue una famosa madama, ataviada de hermosos trajes de seda colorida, con el
turbante llamado Madras, propio de Martinica y Guadalupe e impulsora de las festividades
carnestolendas, que en El Callao han sido influenciadas por este crisol de nacionalidades.
"La Negra Isidora" que vivia en el Tigrito en el Estado Anzoategui, desde hacia algunos años, viajaba frecuentemente a su pueblo para sus fiestas patronales el 16 de Julio y para sus carnavales, se hizo cargo entonces de una lucha social por su tierra y de organizar nuevamente las comparsas, dando una nueva vida a dichas festividades. Desde entonces, Isidora se convierte en la reina de los carnavales de El Callao y una de las más briosas matronas que ha dado este pueblo hasta la fecha. Estas matronas jugaron un papel importante en el proceso de popularización de esta celebración. Animaba Isadora las fiestas con canciones y bailes acompañadas por la alegre música del calipso.
Nacida en 1923, Agnes no solo veía porque bumbacs, charrascas, cencerros, cuatros, guitarras y voces estuvieran bien, además de ser una de las más respetadas -y con más ahijados- madamas, la Negra Isidora era una destacada vocera del sentir de El Callao. Estuviera quien estuviera en los puestos políticos, Isidora se movía para conseguir mejoras en cuanto a las necesidades del pueblo, tales como la construcción del ambulatorio médico, solicitud de la red de cloacas para el pueblo y muchos otros logros.
En una entrevista realizada en 1995, al ya fallecido rey del bumbac Carlos Small,el cultor explica sobre Isidora que era una negra pájara, una negra viva, no era bella, no, era una negra fea pero despierta desde muchachita (...) como Isidora no tenia miedo, era una negra a quien no le importaba entrarse a palos y cabezazos.
La gente que compartía con ella cuenta que era muy estricta y rígida con sus creencias. La comparsa de Isidora era una de las más respetadas y disciplinadas de El Callao. Para pertenecer a su comparsa era necesario tener una conducta intachable. No admitia abrazaderas ni relajos, nada de eso. Si viajaban iban las mujeres aparte de los hombres y lo mismo era a la hora de dormir.
Con su calipso no era mezquina. La fiesta del carnaval servía para que el potencial turístico del pueblo aumentase, siendo este otro de los puntos en que más empeño coloca a la Negra Isidora.
En mis comparsas danzan
adecos, copeyanos, comunistas, masistas; todos los venezolanos juntos.
Según las propias observaciones del cronista de El Callao, Ramon Emanuelli Poggi, la versatilidad e histrionismo de Isidora Agnes, aunada a la fuerza expresiva convincente de sus ideales, la lleva a colocar el calipso de el Callao como una celebración nacional y de relieve internacional. Recuerda que Agnes forma parte de un conjunto de personas que fundaron la Asociación de Amigos del Calypso,
En los últimos años, la nueva juventud de El Callao, hijos de los señores que nombramos anteriormente, la conocida Juve de El Callao, liderada por un ser humano que para mi, era un rosario de bondades y de mucho amor por su pueblo, en este caso me refiero a la gran Negra Isidora Agnes, una mujer que significa la salvación de El Callao para el tiempo en que le toco vivir, Isidora se puso las alpargatas y el sombrero de paja del llanero y siempre se le veía hablando y
ofreciendo entrevistas, mi pueblo blanco, mi pueblo negro. Ella lidera en la década de los años 50 a una generación especial encargada darle vida y nacimiento al Abeba (Etiopia), se expresaba con orgullo como negros trabajadores y amantes de la alegría y la libertad. Logró Isadora que el verdadero calipso de El Callao, se convirtiera, a partir de allí, en folklore venezolano.
La Negra Isidora era una mujer de mucho sentimiento. El Diccionario Multimedia de la Historia de Venezuela nos cuenta un poco más sobre los detalles de esta madama. Isidora, fue sobreviviente de cinco hijos de la unión de sus padres. Ella aprendió desde su infancia las canciones en ingles y ritmos caribeños que cantaba su madre, a su padre martiniqueño, intérprete de calipsos en patois, lo recordaba con poco afecto. De sus abuelos, esclavos traídos de Addis Abeba, Etiopia, recordaba que eran unos negros trabajadores, alegres.
Y se la lleva la muerte...
A Isidora la leucemia y otros malestares le produjeron la muerte; sus restos fueron trasladados desde su casa, frente a la plaza Bolívar, a la Iglesia del Carmen; allá todo el pueblo callaoense y los poderes públicos, organizaciones gremiales y sindicales de Guayana le rindieron tributo y recibía los honores militares dispuestos por el Presidente de la República, como reconocimiento a su incansable labor; la banda marcial del Batallón
Sucre, de la V Brigada de Infantería de Selva, hizo el Toque de Oración en la iglesia y posteriormente encabeza el desfile marcando el paso con la Marcha Regular.
Fue trasladada en hombros en un impresionante cortejo fùnebre hasta el cementerio, que dista diez kilómetros del pueblo, al compás del calipso, tal como fue su deseo, interpretado por el grupo The Same People. El cortejo fúnebre, luego del recorrido se detuvo en un sitio acordado para cumplir con el ritual ancestral de El Callao de dar las gracias.
El calipso y el recuerdo de Isidora sobreviven; sin embargo, de lo tradicional solo va quedando la comparsa de las madamas; el calipso ahora es un negocio con enormes cornetas y equipos de sonido que incorporan sintetizadores e instrumentos de viento. Madama Lulu, Lourdes Basanta, inseparable amiga de Isidora, le compuso un calipso que se ha hecho muy popular, la comparsa entona un pegajoso coro que dice: Isidora sings
the calipso / Isidora is queen of festival / Isidora drink the yinyavi Isidora is queen of Carnaval; en una de las estrofas se oye: Porque es el alma del Carnaval / Esa negra si tiene swing al bailar .

No hay comentarios:

En baja el poder mediático de la derecha mundial ONU aprueba a Venezuela y suspende a España en  Derechos Humanos Por:   ONU- ...