miércoles, 31 de agosto de 2011


A las puertas de la I Guerra Mundial anti-imperialista
Por: Luis Aponte 



Las contradicciones del capitalismo, con su imperialismo en su fase superior, son las principales causantes de los distintos escenarios de guerra que en los actuales momentos sufre la humanidad.

El derrumbe de la URSS no significó el “fin de la historia” como algunos pronosticaron. Por el contrario, las contradicciones entre el capital y el trabajo siguieron su curso bajo nuevas formas, al igual que las contradicciones dentro del mismo capitalismo.

Hoy podemos decir que el mundo se encuentra en un periodo previo a un estallido mundial que no sabemos si denominarlo III Guerra Mundial o I Guerra Mundial contra el Imperialismo.

Destaca en esta etapa el surgimiento gradual de un mundo policéntrico o multipolar. Algunos de estos poderes emergentes resurgen sobre la base de antiguos imperios políticos o económicos, supuestamente borrados de la historia por la gran alianza EE.UU-Europa. Otros centros representan experiencias novedosas como puede ser el caso de UNASUR o el ALBA. Está claro que al lado de los Estados Unidos, Canadá, y la llamada Unión Europea (EU), están Rusia, China, India, Irán, Suráfrica, los países del ASIAN, el ALBA, etcétera. Muchos de estos nuevos centros están entrelazados en una red de pactos y acuerdos de todo tipo. No hay que negar la influencia que, en menor o mayor grado, los imperialismos tradicionales siguen teniendo sobre ellos y que mediatizan muchas de sus decisiones, como fue el caso de las recientes abstenciones de Rusia y China en el Consejo de Seguridad de la ONU, al tratar el caso libio.

Lógicamente, algunos de estos nuevos centros abrazan abiertamente al modelo capitalista para su desarrollo; otros, ante la incapacidad del capitalismo para resolver los grandes problemas sociales y ambientales, andan en la búsqueda de nuevos derroteros, y es cuando el socialismo resurge como esperanza en la conciencia de un gran segmento de la humanidad.

Pero los viejos imperialismos necesitan mantener y profundizar el grado de globalización capitalista que les ha permitido cierta vigencia a su cultura de consumismo depredador que retroalimenta su economía. Esta contradicción empieza a dinamizarse con fuerza: los viejos imperialismos (representados por EE.UU, Canadá y la UE) que necesitan bloquear y/o controlar a los nuevos centros de poder. A ello le agregamos un elemento catalizador como es la mengua mundial del recurso petróleo (potenciada aún más ante los catastróficos peligros de la energía nuclear evidenciados por el reciente terremoto-sunami japonés). Resulta que la mayor parte de las reservas mundiales del recurso energético fósil se hallan dentro de estos países emergentes o en regiones de fuerte influencia de estos nuevos centros de poder.

La situación general descrita marca y condiciona a la gran mayoría de las contradicciones al seno de los países del globo terráqueo, siendo aún más determinantes en aquellas áreas o regiones con especial importancia económica o geopolítica.

Desconocer esta realidad y tratar de separar mecánicamente el peso de la injerencia imperialista en la cotidianidad socioeconómica y política de los países de la periferia implica desconocer el alcance logrado en el mudo por el imperialismo con el gran empujón hegemónico dado por los EE.UU. a partir sobre todo de la II Guerra Mundial y luego con el derrumbe de la URSS. Causaría hilaridad si no fuera por el tremendo servicio que al imperialismo prestan algunos sectores de “izquierda” que, como por ejemplo en el caso libio pero también en muchos otros casos, recurren a fórmulas oportunistas como la de implícitamente apoyar los “bombardeos humanitarios” de la OTAN porque con ello se le abre paso a las fuerzas “anti-dictatoriales y democráticas”. Estas posturas dan asco y los pueblos no tardarán en rechazarlas identificándolas en cada contexto.

De continuar los planes imperialistas para dominar e impedir el desarrollo independiente y soberano de un mundo policéntrico, se colocará al planeta a las puertas de una gran confrontación. Ya Rusia, ante los pésimos resultados de su posición ante Libia, endurece su posición con respecto a Siria. La llamada revolución o primavera árabe que algunos ilusos de izquierda unidos al coro imperialista, anunciaron como el episodio histórico más significativo de los que va del siglo, ha quedado desenmascarada como un movimiento estratégico del imperialismo para hacerse de los recursos fundamentales y/o impedir o acondicionar el acceso a los mismos de otros centros de poder. No han escatimado esfuerzos incluyendo la alianza con ramas de Al-Qaeda y con las llamadas Hermandades Musulmanas, profundamente de derecha. Las llamadas revoluciones egipcia y tunecina no pasaron de ser cambios para que no cambiara nada, sólo que los pueblos desplacen a sus actuales dirigencias.

Hay que ser bien ilusos para desestimar la capacidad del imperialismo para llevar adelante tales maniobras histriónicas, repetidas a lo largo de la historia reciente de la humanidad, como fue el caso del desplazamiento de las dictadoras militares latinoamericanas por gobiernos “democráticos”, ambos de signo pro-imperialistas o como el caso de las “revoluciones de colores” en Europa del este.

Es el mismo error que cometieron aquí diversas fuerzas revolucionarias que caracterizaron al partido Acción Democrática como “democrático” (nunca vieron o subestimaron sus nexos con el imperialismo) y terminaron sucumbiendo ante la estrategia imperial-oligarca luego del 23 de Enero de 1958, dando paso a los últimos 40 años de la IV República venezolana. Y ahora vemos a muchos de esos otrora revolucionarios y ex guerrilleros sin honor ni dignidad rendidos a los pies del imperialismo.

Dos políticas se han venido perfilando, una en contra de la otra. Mientras el imperialismo apela a la violencia para dominar a los pueblos (su poder mediático y de engaño tiene un techo), los poderes emergentes cada vez son más proclives a buscar caminos pacíficos para resolver controversias. Es que la guerra también es un negocio para el imperialismo.

¿Tendremos los pueblos que alzar las armas para defender nuestras soberanías y nuestros particulares procesos de redención social? Serán los pueblos estadounidense y europeos los que digan la última palabra. De lo contrario, nos sumamos a los que creen que una nueva guerra mundial, definitoria para bien o para mal, es eminente en este siglo. La I y la II fueron guerras de rapiña imperialista, la siguiente será de los pueblos contra el imperialismo.

INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA, VIVIREMOS Y VENCEREMOS

Luis2000aponte@gmail.com

EL IMPERIO YANKI ATEMORIZA POR TENER UN ARSENAL LISTO PARA ACABAR CON LA RAZA HUMANA... PERO NO TIENEN MORAL, DIGNIDAD Y MUCHO MENOS RESPETO POR QUIENES LOS CONTRADIGAN... ¿HASTA CUANDO AGUANTAREMOS A ESTOS ASESINOS? ¡QUE DESPIERTE LA HUMANIDAD YA!...

Infames imágenes: Soldados de Israel detienen a niños palestinos por jugar con armas de juguete

Soldados israelíes vigilan hoy en Hebrón a diversos niños palestinos que fueron arrestados en el primer día del Eid al-Fitr en Hebron, Cisjordania,por jugar con sus armas de juguete en Hebron – EFE/ABED AL HASHLAMOUNSoldados israelíes vigilan hoy en Hebrón a diversos niños palestinos que fueron arrestados en el primer día del Eid al-Fitr en Hebron, Cisjordania, por jugar con sus armas de juguete en Hebron – EFE/ABED AL HASHLAMOUN
israel-palestina-ninos2
israel-palestina-ninos3
israel-palestina-ninos4
Por Ilan Pappé
En memoria de Juliano Mer-Khamis
Las imágenes hablan por si solas. Desde 1967 Israel ha detenido a 700.000 palestinos, un 20% de la población de los territorios ocupados aquel año. Muchos son menores de edad que sufren torturas en el Campamento Offer y son condenados sin juicio
Aparecen en mitad de la noche cuando los niños están profundamente dormidos, tal vez soñando con una vida mejor. Con los ojos tapados, amordazados, esposados, los menores son llevados a los camiones y esa misma mañana apriscados en el Campamento Offer, departamento número 2 del Juzgado Militar, también conocido como Departamento Infantil. Durante ese día -y todos los demás- tendrán que permanecer sentados en una especie de clase donde no hay profesores y tampoco padres, pero sí jueces, fiscales y muchos guardias. Tienen entre 10 y 13 años los mayores y están acusados de tirar piedras a las fuerzas armadas israelíes, probablemente denunciados por sus propios compañeros de clase. Serán brutalmente interrogados: golpes en la cara y el abdomen, privación de sueño, pinchazos de aguja en manos, piernas y pies, amenazas de violencia sexual y, en algunos casos, electrochoques. Suelen confesar enseguida, están aterrorizados, pero solo cuando aceptan convertirse en colaboradores les sueltan, si es que les sueltan.
Ofra Ben-Zevi, una de las pocas y valientes mujeres israelíes que trabaja sin descanso por el despertar nacional e internacional de las conciencias dormidas, dice que a esta política criminal y odiosa hay que llamarla la cacería del niño.
Resulta fácil olvidarse de Palestina cuando Damasco, El Cairo y Saná están en plena ebullición. El ruido de los disparos contra los manifestantes, el espectáculo de los dictadores sentados en el banquillo, la genuina necesidad de los ciudadanos árabes de encontrar su propia vía hacia la democracia ocupan los titulares de prensa.
La destrucción de Palestina es mucho más lenta, y su tragedia invisible para el mundo exterior, pero es también mucho más antigua que todas estas revoluciones y me temo que seguirá todavía ahí mucho después de que cualquiera de ellas llegue a dar fruto en alguna nueva y esperanzadora realidad. Y puesto que Palestina no forma parte de esta positiva transformación, esto afectará al éxito de su supervivencia.
Esta es una herida que no sanará fácilmente. ¿Por qué? Porque, después de años de cacería diaria, miles de niños palestinos han terminado por convertirse en una generación de tenaces resistentes, una generación que no sucumbirá jamás ante la presión de Israel aunque sus líderes sí lo hagan. Ellos nunca fueron tratados como niños por Israel, sino como criminales (al contrario de lo que sucede dentro de Israel, donde los delitos menores de los más jóvenes son borrados de los archivos o prescriben, algo que no ocurre en ningún caso con los jóvenes de la Palestina ocupada, lo que facilita a la policía israelí la posibilidad de utilizar como colaborador en cualquier momento a cualquiera de ellos).
Según la ONG Adamer, desde que Israel sobrepasó las fronteras que le fueron adjudicadas antes de 1967, ocupando Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este, han sido detenidos aproximadamente unos 700.000 palestinos, es decir el 20% de la población total de estos territorios. Según esta misma fuente, siguen en sus cárceles más de 5.600 y por eso los abusos que aquí relatamos constituyen solo un pequeño ejemplo de una realidad acumulativa, una escena de una película que todavía no se estrenó y que probablemente no se estrene nunca./cubadebate

CARICATURAS DE VICMAN...


En alianza con La Alcaldía de Palavecino
Banco Bicentenario impulsa el Terminal Bancario Comunal



(Prensa Palavecino).- Con el propósito de llevar buenos servicios a los sectores más desposeídos de las parroquias Agua Viva, Cabudare y José Gregorio Bastidas, el Alcalde Richard Coroba, trabajando mancomunadamente con el Banco Bicentenario, pone en marcha el Terminal Bancario Comunal (TBCOM), en el Municipio Palavecino.
Este servicio, es un modelo de atención sustentado en alianzas exitosas que permite al Banco Bicentenario tener presencia en todas las comunidades palavecinenses, a través de diversos sectores comerciales, tales como mercalitos comunales, farmacias, panaderías, ferreterías, bodegas, entre otros.
El proyecto es un nuevo canal de servicio impulsado por el Programa de Socialización Bancaria que promueve el Gobierno Bolivariano, y tiene como objetivo acercar el Banco a los sectores populares tradicionalmente excluidos del Sistema Financiero.
Actualmente este dispositivo es manejado por un operador que representa al Banco Bicentenario y a su vez se convierte en un socializador de la banca que estimula la cultura del ahorro e impulsa las iniciativas para bancarizar a cada vez más personas.
El primer mandatario municipal, Abogado Richard Coroba, destacó que este proyecto bancario se desarrolla en la Revolución Bolivariana, la cual “brinda a los sectores de la población de bajos ingresos, contar con una herramienta bancaria que les permita realizar transacciones financieras, sin movilizarse a una agencia del Banco Bicentenario”, acotó.
El Terminal Bancario Comunal ofrece tres etapas, la primera realizar depósitos y retiros en cuentas corrientes o de ahorro en efectivo de compra-venta desde 20 hasta 500 bolívares fuertes. Así mismo, las cifras para retiro desde 20 hasta 500 Bsf, así como también para la ejecución de depósitos hasta los 1000 Bsf.
Para la segunda etapa, los beneficiarios podrán realizar pagos de servicios públicos como la luz, teléfono, recarga de celulares y pagos de misiones. Del mismo modo la tercera y última etapa consiste en pago de impuestos, transferencia entre cuentas, así como las pre-solicitudes de créditos bancarios, esto como servicios que estarán próximamente a disposición del público.
Con esta actividad, el Alcalde Richard Coroba, conjuntamente con el Banco Bicentenario, permite el acceso eficaz a los servicios financieros de la población más desasistida, ofreciendo mayor tranquilidad a las comunidades palavecinenses sin necesidad de hacer largas colas
Lo que Alan no pudo en cinco años, OLLANTA lo hizo en un mes



JAVIER DIEZ CANSECO| Alan García logró durante su segundo gobierno que las mineras se comprometan a un óbolo minero de 500 millones de soles, y la actual administración de Ollanta Humala anuncia ahora un acuerdo de gravamen por un monto de 3 mil millones de soles. ¿Qué pasó?, en busca de responder esto.

Javier Diez Canseco – La República
¿Lobos o corderos?
Lo imposible se hizo realidad. Los mineros –articulados en la Sociedad Nacional de Minería– abrieron la billetera para el crecimiento con inclusión. Sacaron 3,000 millones de soles anuales, si los precios de los minerales se mantienen, como aporte adicional y fresco al presupuesto nacional, bajo el nombre de gravamen.
¿Por qué? Pues por el triunfo electoral de Ollanta Humala y Gana Perú, con un claro mensaje, expresando una coalición en la que destacan elementos políticos y sociales claramente comprometidos con el cambio. Y es que, más allá de los personajes que hoy representan los puntos de vista e intereses del gran capital en el BCR, el MEF u otro ministerio, hay un gobierno amplio pero que no es un Estado privatizado, servil a los más poderosos. Además, resulta evidente el peso de un movimiento social con alta expectativa y vigilante al cumplimiento de los compromisos asumidos:
Lo que García prometió e incumplió, el fantasmal impuesto a las sobreganancias mineras, se hizo realidad. ¿Espontánea inspiración de los poderosos? No: cambio político y social en el proceso electoral reciente y una fuerte presión de una vasta opinión pública que dio fuerza a la voluntad política del gobierno de comenzar a cumplir con lo ofrecido.
Cierto, varios pensamos que la cantidad debe ser mayor, pasando de los actuales 3,000 millones de soles a más de S/.6,000 millones dadas las gigantes utilidades que han acumulado. Creemos que debe ser un porcentaje de las ventas mineras y no de sus utilidades, siempre maquilladas. ¿No sabemos que Antamina ha tenido ventas por unos 3,000 millones de dólares con costos operativos de apenas $600 millones y utilidades brutas de más de 2,400 millones de dólares el 2010? Pero, es un avance. Como lo deberá ser el cobro de las regalías mineras que no han pagado las empresas que tenían contratos de estabilidad tributaria a pesar de que el TC dispuso que debieran pagarlas. Son muchos millones que podrían servir a la educación, salud, infraestructura o el apoyo al agro y las PYMES del país. Y claro, sigue pendiente el tema de services y contratas abusivas.
Lo que García no cumplió en 5 años se hizo realidad en un mes. Este no es el gobierno del Perro del Hortelano y de los petroaudios. Por eso también se aprobó la Ley de la Consulta Previa a las comunidades indígenas amazónicas y andinas, retenida y dilatada años por un engorroso debate, a pesar de la concertación con las organizaciones representativas de los pueblos originarios. ¡Con voto unánime!, sumando al fujimorismo, el APRA y la derecha más cavernaria que lo habían impedido. Claro que los Mulder y Eguren argumentaron contra la necesidad de la ley su papel de espantapájaros de los inversionistas o de promotora y azuzadora de conflictos más que de canal de solución y respeto a los pueblos. Pero al votar, lo hicieron a favor.
Sin embargo, no todo el gran capital juega con la misma estrategia. El mensaje del gabinete Lerner dejó claro que el Consorcio de Camisea no quería retornar a la norma que reservaba todo el gas del lote 88 para consumo nacional y no para exportación. Y que tampoco abrían las puertas a bajar el precio de un gas caro que nos venden a precio de gas importado aunque sea nacional. En verdad, más allá de la decisión  gubernamental y de sus importantes compromisos de llevar adelante el gasoducto del sur, decuplicar el abastecimiento domiciliario y fortalecer las empresas públicas de energía, el Consorcio de Camisea sigue terco. Nos muestra que no todos los lobos juegan a corderos ahora.
Muestra los colmillos, pero, no lo dudo, encontrará respuesta no solo en el gobierno, sino en la gente de a pie que ya sabe que su fuerza social y política no solo es real y puede obtener cambios, sino que está harta de ser ninguneada por quienes obtuvieron privilegios indebidos gracias a sus padrinos en el Estado. Y es que muchos esperan el fin del Estado privatizado y están dispuestos a hacer respetar sus derechos y su soberanía. El Consorcio de Camisea haría bien en entenderlo de una buena vez, pues pronto podrían estar viendo a varios de sus padrinos en el banquillo de acusados, como parece anunciarlo el caso BTR.

martes, 30 de agosto de 2011


VENEZUELA: MAS VALE PREVENIR


Juan Gaudenzi/Especial para COLAREBO
 “Se acercan los vientos primaverales de Libia al Caribe. A cada chancho le llega su hora”.
         Este mensajito publicado repetitivamente  en los últimos días en el diario El Nacional, de Caracas y firmado por una tal Marianela Jaspe, podría no ser más que otra manifestación del recurso tan de moda en la gran prensa de utilizar un grupo de invisibles muñecos para, en un acto de ventrilocuologia cibernética , hacerlos decir lo que el medio prefiere no manifestar abiertamente.
         Pero en estos tiempos no se trata de un mensajito cualquiera. Su importancia no radica en la sospecha de que El Nacional posea alguna información sobre la inminente aplicación en Venezuela de la estrategia de desestabilización seguida por el imperialismo en Libia: protestas de un pequeño grupo de contrarrevolucionarios + represión del régimen + armamento y entrenamiento de los revoltosos a cargo de agentes extranjeros infiltrados + choques militares cada vez más violentos + intervención militar directa de las grandes potencias occidentales (con cobertura de la ONU) para dejar expedito el camino de los contrarrevolucionarios hacia la toma del poder.
         Además, Venezuela no figura en la lista de los países que, según el general retirado Wesley Kanne Clark, ex comandante de la OTAN, cargo desde el que dirigió los bombardeos contra Yugoslavia, serán invadidos en los próximos cinco años: Irán, Sudan, Siria, Somalia y Yemen. Pero ¿quien puede confiar en un general norteamericano?
Por ahora el caso de El Nacional apenas representa una presunción, una expresión de deseo, pero plantea un escenario posible, y esto, por si solo, es digno de tenerse en cuenta.
         Es obvio que lo ocurrido en Libia estimula las fantasías de la reacción venezolana. No hace falta que El Nacional lo anuncie.
         Por ahora sus escribas y todos los de su calaña en otros medios (especialmente blogs) están dedicados a establecer o inventar las coincidencias entre Gadaffi y Chávez, entre la Yamahiriyva (el Estado de las Masas) y la Revolución Bolivariana.
         Veamos algunos ejemplos:
“…Obviamente los halagos y solidaridad expresados por el tte coronel para con Gadafi no han sido fortuitos, responden a la identidad entre ambos modelos salpicados de megalomanía, caudillismo y culto a la personalidad”.
“…El social−fascismo del siglo XXI es una simple reproducción caricaturesca de los moldes que Gadafi implantó en Libia durante su permanencia en el poder”.
“…Tanto el poder popular venezolano como el congreso popular de Libia son sistemas piramidales en cuyo vértice hay una sola persona. Los consejos comunales, comunas y colectivos terminan ocupándose de qué hacer con los camellos o cómo reparar la calle frente a la casa, pero el Estado lo dirige una sola persona sin consultar a nadie”.
         Hasta los cadáveres políticos del antiguo régimen, como la abogadaAdriana Vigilanza,  del partido Copei, se atreven a opinar que:
“…Existen claras similitudes entre el Estado del pueblo de Gaddafi y el sistema político impulsado por Hugo Chávez. Los congresos populares, la supresión del voto directo, la divinización del líder político y la concepción de la propiedad de los medios de comunicación son puntos coincidentes en ambas propuestas”.
         Por ahora lo que intentan es dar por conocido (aunque los lectores jamás hayan leído el Libro Verde) un primer valor de una ecuación que ningún revolucionario debe desestimar por el peligro que conlleva: si Chávez es igual a Gadaffi, la solución para que el primer término (Venezuela) sea igual al segundo (Libia y su supuesta conquista de la libertad y la democracia de mercado) es su derrocamiento violento.
         Por lo tanto, en el terreno político y doctrinario, sin negar la solidaridad con el régimen derrocado por la OTAN ni dejar de condenar enérgicamente el intervencionismo imperialista, se trata de demostrar la falacia de las coincidencias entre uno y otro líder y sus respectivos regímenes :
- En primer lugar, son  gobiernos ubicados en dos contextos culturales completamente disímiles.
- Gadafi negó la existencia de las diferencias de clases sociales y su lucha entre ellas. Chávez, en cambio, se identifica con los principios marxista-leninistas de la Revolución cubana y gobierna, fundamentalmente, en favor del proletariado y los sectores populares.
- Mientras Libia nunca conoció algo parecido a un régimen republicano, en la Venezuela de Chávez están plenamente vigentes la división de Poderes,  las libertades civiles y la existencia de una oposición activa.
- Precisamente, el apoyo mayoritario del pueblo le ha permitido a Chávez dejar en plena libertad de movimiento a los desprestigiados partidos políticos del antiguo régimen y a una serie de opositores de diferente signo, incluido el alcalde del Distrito Metropolitano de Caracas, Antonio Ledesma: – Henrique Salas Römer, candidato presidencial por los principales partidos opositores en 1998 -Enrique Mendoza, ex-gobernador de Miranda y principal dirigente de la oposición durante la etapa más convulsionada, entre 2001 y 2004. -Pedro Carmona Estanga, ex presidente de la patronalFedecámaras y presidente de facto de Venezuela luego del golpe de Estado de 2002  Manuel Rosales, candidato opositor a la presidencia en 2006 y fundador del partido Un Nuevo Tiempo. -Julio Borges, uno de los principales dirigentes del partido Primero Justicia. – Henry Ramos Allup, secretario general de Acción Democrática. – Leopoldo López, el principal dirigente del partido Voluntad Popular. – Henrique Capriles Radonski, Gobernador de Miranda y uno de los principales dirigentes de Primero Justicia.
El único caso de castigo judicial por sus delitos de rebelión civil e instigación a la desobediencia fue el de Carlos Ortega,  ex-Presidente de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV) y uno de los principales actores del golpe de 2002 y el posterior paro petrolero. Escapó de la cárcel y se asiló en Perú, desde donde continúa con su actividad desestabilizadora.
- Desde 1999 hasta la fecha Chávez se ha desempeñado como Presidente Constitucional de Venezuela gracias al incuestionable triunfo en sucesivas elecciones democráticas, un referéndum revocatorio y un referéndum de reforma constitucional (tras haber aceptado la derrota, en el 2007 de un primer intento).
- Con respecto al funcionamiento de los medios de comunicación, periodistas de la talla de Ignacio Ramonet han declarado que la descomposición de los partidos burgueses y oligárquicos y su descrédito, ha provocando que los medios de comunicación asuman la dirección política de la oposición venezolana, en un fenómeno nuevo que parece extenderse a otros países. Los principales responsables de esta función – Radio Caracas Televisión (que volvió a transmitir por cable después que su licencia caducara) y Globovisión -, tras una permanente y sistemática campaña anti-gubernamental y de desinformación, continúan, sin impedimentos, con su predica golpista. Para ello cuentan con el apoyo externo de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), el Grupo de Diarios América (GDA) y medios como el Miami Herald (y su principal agente en América Latina, Andrés Oppenheimer) y CNN en Español, entre muchos otros.
     De todas maneras, aún sin contar con  un plan digno de considerarse como tal, toda la reacción, encabezada por sus líderes mediáticos, estarán atentos a cualquier protesta o manifestación, por insignificante que sea, y prestos a denunciar ante la opinión pública nacional e internacional alguna forma de control del orden público – aunque se trate de un empellón – como un acto de represión o violencia contra el pueblo.
         Algo así acaba de ocurrir en la población de Tinaquillo, en el estado de Cojedes, donde el opositor partido Primero Justicia denunció “la actuación violenta de policías y funcionarios” contra los integrantes de la llamada “tolda amarilla”, sede local del grupo que apoya a Henrique Capriles Radonski en su candidatura a las elecciones primarias del la Mesa de la Unidad (MUD), conglomerado de los partidos de derecha.
         “Rechazamos el amedrentamiento como arma política y defendemos el debate de las ideas, el diálogo y las propuestas como herramientas para lograr el cambio que merece el país. Pudimos constatar cómo los habitantes de Tinaquillo deploraron las demostraciones violentas del oficialismo”, sostuvo un comunicado de Primero Justicia.
El grupo declaró no tener miedo y señaló que este tipo de actuaciones le dan “más fuerza y más razones para luchar por una Venezuela con justicia y paz para todos”.
“El oficialismo está temeroso por el cambio que viene liderado por Henrique Capriles Radonski y la alternativa democrática y que se hará efectivo el año entrante”, sostuvo.
Mientras tanto en El Callao, departamento de Bolivar, según la corresponsal de Globovisión, los habitantes decidieron un paro cívico para rechazar la nacionalización del oro y la respuesta del gobierno habría sido la militarización del lugar.
No tendría nada de extraño que este tipo de denuncias y protestas aumente con el correr  de los días.
Alentados por el desarrollo y desenlace de la actuación del imperialismo en Libia pretenden reproducir en Venezuela el mismo esquema.
Por eso, hoy más que nunca, no se trata de militarizar nada y mucho menos de recurrir a la fuerza para resguardar el orden público. En última instancia con la intervención de los boy-scout bastaría.
 Los revolucionarios venezolanos – no el gobierno – mediante la movilización y una marcha/concentración de masas tan pacífica como colosal, deben mostrar de que lado está la gran mayoría del pueblo.
Y a las manifestaciones de la minoritaria y fragmentada oposición darle todas las facilidades para que demuestre su debilidad, en un clima de absoluta tranquilidad, sin pretextos para desmanes y enfrentamientos.
Pero no hay ningún margen para la ingenuidad. No sería la primera vez que mercenarios o provocadores, haciéndose pasar por fuerzas del orden, atacan a la oposición, en diferentes tiempos y países, para responsabilizar a los gobiernos.
Venezuela está semi-sitiada: por más gestos de buena voluntad, Colombia no dejará de ser una neo-colonia del imperialismo y su punta de lanza en América del Sur. Por si quedaba alguna duda, basta leer los pronunciamientos de su gobierno al apoyar la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU autorizando los bombardeos de la OTAN sobre Libia. Pero, lo peor del caso es que las decisiones estratégicas en materia de inteligencia y contra-inteligencia, espionaje, guerra externa y seguridad interior no están en manos de colombianos, sino del Comando Sur del Pentágono y de Israel (al mando de la guerra contra-insurgente). Y toda la capacidad operativa distribuida en  bases militares y para-militares norteamericanas: dos en el Caribe, una en Cartagena y otra en Barranquilla. Otra en el Pacífico en bahía Málaga al lado de Buenaventura, otra en el centro del país en Palanquero, junto a la Dorada, otra en Apiay en los llanos orientales. Dos más situadas en La Guajira y otra en el sur del país.
En el Norte, bases militares del imperio en Aruba y Curazao, (no está confirmado el establecimiento de otra en la Guyana francesa) Guantánamo, Puerto Rico y Miami; hacia el nor-oeste, en Palmerola, Honduras, y en el Caribe y litoral atlántico rondando la reactivada IV Flota.
Una apretada y poderosa red para monitorear, mediante la tecnología más avanzada que existe, toda la región y su epicentro más apetecible en lo que a petróleo se refiere; infiltrar agentes, traficar drogas y armas, corromper y sabotear.
Momentos para tensar al máximo la atención de los organismos de seguridad del Estado pero, sobre todo, para demostrar, una vez más, que unos cuantos miles de aventureros y vende patria, por más apoyo internacional con que cuenten, no pueden contra todo un pueblo (Girónremember)



"LA PROPAGANDA FORMA PARTE DE LA GUERRA"

Esta es una frase perversa que da pié al "todo vale".
Lo primero que hay que aclarar es que en Libia no hay una guerra entre dos contendientes por desaveniencias.
En Libia hay solo una auténtica agresión ilegal por parte de 42 países a un solo país libia de tan solo 6 millones de habitantes. Estos 42 países pretenden robar las riquezas del pueblo libio "eliminado al pueblo y a su gobierno".
La agresión es perversa usando todas las armas de 42 países contra uno solo y por si fuera poco un asedio inhumano a la población. Las comunicaciones con el mundo exterior y entre los libios han sido bombardeadas.
¿Es esto normal en nuestro mundo?
¿Cómo es posible que a nadie le llame la atención?
¿Nos hemos deshumanizado?
¿Cómo hemos llegado al "todo vale" y matar, robar, asediar, torturar,..todo es ya normal?

No, no lo puedo aceptar. Esto no puede ser mi mundo

lunes, 29 de agosto de 2011

MELYS GARCIA, EN LA LUCHA CONTRA LA ESPECULACION...

Cuánta falta nos hace el respeto...


Leonardo Boff
La cultura moderna, desde sus albores en el siglo XVI, está asentada sobre una brutal falta de respeto. Primero hacia la naturaleza, tratada como un torturador trata a su víctima con el propósito de arrancarle todos sus secretos (Bacon). Después, con las poblaciones originarias de América Latina.
En su Brevísima Relación de la Destrucción de las Indias (1562) cuenta Bartolomé de las Casas, como testigo ocular, que los españoles «en sólo 48 años ocuparon una extensión mayor que el ancho y largo de toda Europa y una parte de Asia, robando y usurpando todo con crueldad, injusticia y tiranía, habiendo sido muertas y destruidas veinte millones de almas de un país que habíamos visto lleno de gente y de gente tan humana» (Décima Réplica). Luego esclavizó a millones de africanos, traídos para las Américas, negociados como «piezas» en el mercado y consumidos como carbón en la producción.
Sería larga la letanía de la falta de respeto de nuestra cultura, culminando en los campos de exterminio nazi con la aniquilación de millones de judíos, gitanos y otras personas consideradas inferiores.
Sabemos que una sociedad sólo se construye y da un salto hacia relaciones mínimamente humanas cuando establece el respeto de unos hacia otros. El respeto, como bien lo mostró Winnicott, nace en el seno de la familia, especialmente de la figura del padre, responsable del paso del mundo del yo hacia el mundo de los otros, que surgen como el primer límite a ser respetado. Uno de los criterios de una cultura es el grado de respeto y de autolimitación que sus miembros se imponen y observan. Surge entonces la justa medida, sinónimo de justicia. Si se rompen los límites, aparece el irrespeto y la imposición sobre los demás. Respeto supone reconocer al otro como otro y su valor intrínseco, bien sea persona o cualquier otro ser.

Entre las muchas crisis actuales, la falta generalizada de respeto es seguramente una de las más graves. La falta de respeto campea en todas las instancias de la vida individual, familiar, social e internacional. Por esta razón, el pensador búlgaro-francés Tzvetan Todorov en su reciente libro El miedo a los bárbaros (Galaxia Gutenberg 2008) advierte que si no superamos el miedo y el resentimiento y no asumimos la responsabilidad colectiva y el respeto universal no tendremos cómo proteger nuestro frágil planeta y la vida en la Tierra ya amenazada.
El tema del respeto nos remite a Albert Schweitzer (1875-1965), premio Nobel de la Paz en 1952. Natural de Alsacia, era uno de los más eminentes teólogos de su tiempo. Su libro Historia de las investigaciones sobre la vida de Jesús es un clásico, por mostrar que no se puede escribir científicamente una biografía de Jesús. Los evangelios contienen historia pero no son libros históricos. Son teologías que usan hechos históricos y narrativas con el objetivo de mostrar lo que Jesús significa para la salvación del mundo. Por eso, sabemos poco del Jesús de Nazaret real. Schweitzer comprendió que el Sermón de la Montaña es histórico y es importante vivirlo. Abandonó la cátedra de teología, dejó de dar conciertos de Bach (era uno de sus mejores intérpretes) y se matriculó en la facultad de medicina. Terminada la carrera, fue a Lambarene en Gabón, en África, para fundar un hospital y servir a enfermos del mal de Hansen. Y allí trabajó, dentro de las mayores limitaciones, todo el resto de su vida.
Confesaba explícitamente: «lo que necesitamos no es enviar allí misioneros que quieran convertir a los africanos, sino personas dispuestas a hacer por los pobres lo que debe ser hecho, si es que el Sermón de la Montaña y las palabras de Jesús tienen un sentido. Lo que realmente importa es volverse un simple ser humano que, en el espíritu de Jesús, hace alguna cosa por pequeña que sea».
En medio de sus quehaceres de médico encontró tiempo para escribir. Su principal libro es Respeto ante la vida que él coloca como eje articulador de toda ética. «El bien», dice él, «consiste en respetar, conservar y elevar la vida hasta su máximo valor; el mal, en no respetar, destruir e impedir que la vida se desarrolle». Y concluye: «cuando el ser humano aprenda a respetar hasta al menor ser de la creación, sea animal o vegetal, nadie necesitará enseñarle a amar a su semejante; la gran tragedia de la vida es que muere dentro de un hombre mientras vive».
Qué urgente es oír y vivir este mensaje en los días sombríos que la humanidad está atravesando./Visiones Alternativas

RM

Lo que ocurre en la Carlota es un ataque a una base militar según el código de Justicia Militar