domingo, 7 de mayo de 2017

Isaías Rodríguez: 

"La Constituyente no es para derogar 

la actual Constitución"



Julián Isaías Rodríguez

JULIÁN ISAÍAS RODRÍGUEZ

Credito: Archivo


6 de mayo de 2017.- Difiere del número de miembros (500): "La situación, a mi juicio, tiene cierta emergencia y no basta con producir un órgano que ventile soluciones sino que las logre en el tiempo más breve posible. Un proceso de desgaste y retardos injustificados podría alargar la crisis política"
Por segunda vez, en la era de la democracia participativa en Venezuela, inaugurada por el presidente Hugo Chávez, el país se prepara para un nuevo proceso constituyente.
No parece muy lejano el día que los venezolanos y venezolanas decidimos, aquel 25 de abril de 1999, mediante Referendo consultivo que queríamos una Constituyente. Estrenando Carta Magna fuimos a un episodio inédito en nuestro país que sigue siendo ejemplo de participación en el mundo, tal como entonces lo dijo Hugo Chávez.
En esta oportunidad no son las mismas condiciones de entonces. Venezuela enfrenta una guerra económica sin precedentes lo cual, sumado al ataque de poderosos monopolios mediáticos, comporta una situación de extrema urgencia donde a falta de diálogo y acuerdos entre los sectores enfrentados, el presidente Nicolás Maduro, amparado en los artículos 347 y 348 de la CRBV, tomó la decisión de ir a una Constituyente para, según ha dicho, modificar el sistema económico y alcanzar "una solución verdadera, democrática, libre y definitiva".
El contexto de esta iniciativa presidencial lo ha construido la propia oposición venezolana al no aceptar diálogo (ni aun mediando el mismísimo Papa Francisco a quien ya tildan de "castrocomunista"), ni el llamado a elecciones regionales (vencidas desde diciembre de 2016) hecho por el propio Maduro. Ante esa propuesta dijeron "primero te vas y después vamos a elecciones". Mientras la situación política se hace más conflictiva la guerra económica continúa acechando al pueblo en todos los aspectos y necesidades básicas, y la violencia de las protestas ha cobrado ya 37 víctimas. "El juego está trancado", ha dicho Elías Jaua, y hay que habilitar otra opción.
El actual embajador de Venezuela en Italia, Isaías Rodríguez, fue designado como Vicepresidente de la Comisión Presidencial Constituyente que preside el actual ministro de Educación, Elías Jaua Milano. Ambos resultaron electos como miembros de la primera Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que, por cierto presidió, Luis Miquilena, y ahora les tocará abrir trocha para que Venezuela vuelva a elegir su destino.
Rodríguez, quien representó al estado Aragua en esa primera ANC y también fungió como Primer Vicepresidente, aceptó responder un breve "cuestionario" a la distancia, y a las pocas horas recibió allá en Roma el llamado oficial para venirse a Venezuela e incorporarse de lleno en esta nueva fiesta democrática.
El también ex Fiscal General, trae una posición que seguramente abrirá un debate importante dentro de la Comisión. Y es que Isaías Rodríguez opina que "debe convocarse un referéndum".
¿Que se espera lograr con esta nueva Constituyente?
- La paz del país, el cauce institucional, el ejercicio legítimo de las funciones de los poderes públicos. Adicionalmente el debate constituyente institucionalizaría las Misiones como instrumentos eficaces de los derechos sociales. Podrá abordar formas de mayor consistencia a la soberanía del país.
Esta constituyente que propone el presidente Maduro ¿es para reformar la Constitución de 1999 o para elaborar una nueva Constitución?
- No está previsto elaborar una nueva Constitución. Las reformas y las enmiendas tienen su propio procedimiento. No requieren llamados al poder constituyente.
¿Qué tiene de malo la Constitución actual?
- No tiene nada de malo. Es tan buena que ha resistido una de las peores crisis históricas que ha tenido el país.
Sectores de la oposición y también del chavismo prefieren las elecciones de gobernadores y alcaldes ¿usted qué opina?
- La Constituyente podría poner en riesgo el proyecto de país que diseñó Hugo Chávez y ello produce temores que algunos se resisten a afrontar. Por otra parte el riesgo no es solo para el chavismo también lo es para los adversarios y eso les lleva a preferir las elecciones de alcaldes y gobernadores. Creo, sin embargo, que no hay muchas opciones y esta es la mejor expresión de democracia. Es urgente resolver entre paz y violencia, entre constituyente y guerra civil, entre el orden institucional o el desastre.
Elías Jaua, Presidente de la Comisión Presidencial para la Constituyente, dijo que la actual Constitución refleja un Estado "débil" que no tiene los suficientes mecanismos para defenderse de situaciones como la guerra económica. ¿Es necesario un nuevo Estado?
- Ninguna Constitución es una lámpara de Aladino. Ella prevé un conjunto de mecanismos institucionales de largo alcance. No pienso que lo que está en juego sea crear un nuevo Estado..
Usted participó en la Constituyente de 1999, qué diferencia establece entre los dos procesos, el que le tocó vivir y el de ahora?
- Son muchas las diferencias. Chávez no está. Aquel país tenía poca madurez política y ciudadana. Había menos información en tiempo real. Los venezolanos no tenían la plena consciencia de cuánto es de importante el petróleo para la paz y para la guerra. Se ha aprendido a resistir y también que el rol de los Estados Unidos no es solo un discurso. Aún con las actuales complicaciones el proceso es menos complejo que el anterior.
¿Qué recomienda a los venezolanos? Cómo influirá en sus vidas y en la actual crisis económica este proceso constituyente?
- Si se pierde Venezuela se pierde un proyecto de solidaridad, de integración y derechos sociales. Superado el conflicto político podría dedicarse el país a resolver lo económico y lo social.
La oposición argumenta (y lo ha denunciado en foros internacionales) que esta Constituyente es ilegal ¿lo es? Que se requiere un referéndum para que el pueblo decida y además defienden a la actual Constitución
- La Constituyente convocada por el presidente Maduro no es ilegal Los artículos 347 y 348 son determinantes. Confieren la iniciativa al Presidente. Todos los pasos dados son legales, legítimos y apegados a la Constitución. La Constitución del 61 obviaba el poder constituyente y no establecía mecanismos para convocarlo. Ahora bien, estoy convencido de que es necesario el referéndum pues las razones son diferentes a las que hubo para la anterior ANC. Mantengo esa tesis pero estoy abierto a supuestos diversos que tengan lógica jurídica. Es mi opinión, no una verdad. El derecho no es matemáticas y admite criterios interpretativos En cuanto a la defensa de la Constitución debo decir que la Constituyente no es para derogarla.
Se plantea un foro de 500 miembros ¿Es esto viable?
- Viable es, lo que pudiera es no ser práctico. Un número tan grande se prestaría a jugadas parlamentarias para retardarla y evitar conclusiones de manera inmediata. La situación a mi juicio tiene cierta emergencia y no basta con producir un órgano que ventile soluciones sino que los logre en el tiempo más breve posible. Un proceso de desgaste y retardos injustificados podría alargar la crisis política.
En todo caso ¿será para este año?
- No hay razones para que no se convoque y resuelva en cuatro o cinco meses. Todo depende de la sensatez y madurez de los integrantes de la ANC y de ella como cuerpo colegiado. La anterior, aún con los problemas que planteó una Constitución que no la establecía y hasta la evitaba, permitió que se concluyera en cinco meses.

No hay comentarios:

Isaías Rodríguez: "hay que confiscar las  fortunas  amasadas a costa de la necesidad del  pueblo" Por:   Luisana C...