jueves, 25 de mayo de 2017


TRAICION EN GOTAS – 

CAROLA CHÁVEZ

Se le veía nerviosa, tartamudeando mientras leía de un puñado de papeles desordenados como si fueran sus ideas. Actuando la última escena de su traición en incómodas cuotas, como gotas de gasolina que avivan el fuego cada vez que languidece. Ella, la incendiara con cara de yo no fui, la que intenta enterrar un puñal en este cuero duro que somos. Ella, la traidora.
Ahí, mientras lee una lista de acciones de la fiscalía, separa a un caso en particular, uno delicado, controvertido, peligroso y ya no como fiscal, sino como juez, dicta sentencia y ya. No importa que quede su actuación en entredicho, no importa porque ella sabe para quién habla y sabe que puede decir cualquier cosa, hasta decirles que el cielo es verde, que ellos le creerían, si verde es el cielo que les conviene ver. “Al muchacho lo mató una bomba lacrimógena”, dijo empujada por un apuntador que le soplaba el guión, detrás de las cámaras. Intentando sustentar su afirmación con evidencias vagas, que no solo contradicen la investigación y las pericias de la policía científica, sino que tampoco concuerdan con el video que hizo un periodista opositor en el momento de la muerte de ese muchacho, donde se ve claramente que en la escena del crimen, ni hay guardias nacionales ni hay  lacrimógenas. Lo que sí hay en el video es un muchacho que afirma estar bien y que instantes después es “rescatado”por dos encapuchados que lo abandonan en un callejón para que muera.
Y si de videos comprometedores de la imagen “pacífica” de la protesta opositora se trata, la fiscal no duda en despachar la más terrible mancha de esta protesta: El linchamiento de Altamira, que de tan violento, de tan crimen de odio, ni la prensa amiga pudo ocultar, pero que es descartado por la reina de la impunidad como un video manipulado ¡Listo el pollo, a quemar negros vivos se ha dicho!
Todo esto mezclado con tibias condenas, como para darles un toque de imparcialidad, de profesionalismo, de seriedad a sus declaraciones: “Malo, malito, muchacho encapuchadito que rompes cosas. Que eso no se hace. Que eso es caca. Y si, para que no crean, imputamos a algunitos, pero a la mayoría los dejamos volver a la calle, pobrecitos, porque ellos no estaban ahí cuando los agarraron”.
Y en la medida que merma el apoyo en las calles, aumenta la violencia, y en la medida en que el gobierno la cerca y la apaga, sale otro capítulo de la fiscal incendiaria.
Y los muertos pesan y van más de 50, todos ellos caídos tras su primera puesta en escena. Quizá por eso las manos temblorosas, la voz también, y el puño de papeles que sostenía jugando a mezclarse, traspapelando las ideas y la dignidad, para que quedara claro que la traición siempre es horrenda y vergonzoza… Y ahí, ya no sonriente como en el preludio de esta novela, ya sin tirar besitos como una Miss mientras sus compañeros de traición la aplaudían, ahora encovada, sin poder levantar la vista, intentando sus ojos, en vano, ocultar la opacidad de su alma, ahí la vimos meterse, ella solita, en el basurero de la historia.
Ahora, al saberla embarrada como ellos, es aclamada por los mismos que ayer la llamaron “perra inmunda, puta asquerosa, chavista de mierda…”. Los que la amenazaron de muerte, los que nos amenazan, los que se burlaron de la enfermedad de Chávez, de nuestro dolor, los que celebraron su muerte; los nuevos amigos de la traidora que dice hacer lo que hace, tal como lo dicen los incendiarios de Primero Justicia y Voluntad Popular, para “tener un país mejor”.
No ha sido la primera, ni será la última. Siempre es mejor que se vayan.

No hay comentarios:

¿Ofensiva Ruso-china para cambiar de patrón monetario mundial?   por  COLAREBO Según la Agencia Internacional de Energía (AIE), la ...