domingo, 17 de abril de 2016



Tratado de doble tributación con los Estados Unidos.

       Los tratados de doble tributación se realizan en el marco del derecho tributario internacional y su objetivo es facilitar el intercambio de actividades  económicas entre dos  o  más países.   Ésta se puede definir como “la implementación de una serie de instrumentos técnicos y legales que se lleva a cabo entre dos o más países o dentro de varios niveles de un gobierno. La finalidad es prevenir que un usuario, país o gobierno pague dos veces un mismo tributo”; en otras palabras, que el ciudadano o empresa pague un mismo impuesto tanto en Venezuela como en los  Estados Unidos (hablando del tratado entre Venezuela y  EE.UU).  El ciudadano o empresa, o paga el tributo en Venezuela o lo paga en los Estados Unidos, dicho de otra manera, mediante una serie de acuerdos suscritos en el tratado.

      La   globalización   del   sistema   capitalista   ha   ampliado   las   relaciones   comerciales   entre   los   países exportadores de capitales* y los países más atrasados  por motivos ya sean económicos, políticos, sociales, tecnológicos.   Venezuela es uno de los países que ha firmado este tipo de convenio con una larga lista  de países (alrededor de 30), entre los que se encuentra el país Yanki. En el fondo, no hay ninguna diferencia entre los tratados de doble tributación con esta larga lista de países y el tratado con  Norteamérica.   Todos   estos   tratados   profundizan   -de   uno   u   otro   modo-   el   saqueo   al   país costándole a la nación la pérdida de 17.024.000 millones de dólares hasta el año 2008,  en impuestos no cobrados a favor de los países firmantes de estos tratados. En la gaceta oficial no. 5.427   , publicada el 5 de enero de 2000, se especifican los límites del convenio, los impuestos comprendidos y otras generalidades del convenio Venezuela-EE.UU. a simple vista, pareciera   un   tratado que beneficia a ambos países  sin embargo, la economía   capitalista   mundial   imperialista   favorece   la   inversión   en   países   menos   desarrollados generando grandes ganancias, pues estos últimos , son absorbidos, en la dinámica del comercio mundial al contar con vías de comunicaciones  -hasta cierto punto-  accesibles que permiten la circulación de mercancías, mano de obra barata que permite la explotación de estos países y legislaciones favorables a los grandes capitales.

    EE.UU. busca obtener la máxima ganancia a costa de la explotación de los recursos materiales y económicos de Venezuela. Es así como en el tratado, el estado venezolano sale  con grandes pérdidas en la recaudación tributaria.    La brecha entre los sistemas tributarios de ambos países es bastante amplia y esta “desigualdad tributaria” permite que se realicen exageradas relaciones comerciales, mayores inversiones de capitales, tipos de controles en los aranceles    en  las   que   Venezuela   sale   desfavorecido.  Así   está   hecho   el   sistema,   para   que   los   países desarrollados ganen y los menos desarrollados  -o más explotados- pierdan.   El Tratado contiene cláusulas que permiten que las actividades comerciales permanentes en nuestro país  no paguen impuestos, solo hay “establecimiento permanente” cuando el periodo de relaciones comerciales exceden los 6 meses en el país, además si la relación comercial tiene que ver con almacenamientos, entregas de bienes, compra de mercancías,  recopilación de información, no se considera “permanente” así su duración sea mayor a los 6 meses por lo que al final, la empresa o ciudadano norteamericano no paga impuesto al estado venezolano pudiendo   realizar    amplias    actividades   comerciales   indefinidamente, que las   compañías estadounidenses  se   puedan  considerar  “residentes   de   Venezuela”   por   lo  que   se   exonera   el   pago   de impuestos a dicha compañía, (tampoco pagan impuestos transporte aéreo y marítimo), dan ventajas a   los grandes grupos económicos, a las transnacionales para hacerse de las riquezas económicas, materiales del país además de  explotar la mano de obra o la fuerza de trabajo del venezolano. Todos estos tratados, pactos, convenios se realizan bajo la premisa de “máxima ganancia” para los países exportadores de capitales así los países más desarrollados, los imperialistas, están vinculados al dominio   económico,   político   de   las   burguesías   de   estos   países   menos   desarrollados     (semicoloniales, coloniales y dependientes), en detrimento del desarrollo e incremento de la industria nacional lo que contribuye al   mantenimiento   del   mismo   sistema capitalista

   El gobierno venezolano es un gobierno incapaz de atacar los intereses monopólicos de los grandes grupos económicos por ser un gobierno burgués,  y una muestra de ellos es la explotación de la Faja Petrolífera del Orinoco a través de convenios mixtos y más recientemente en el Arco Minero del Orinoco en la región Guayana, donde tienen asiento las industrias básicas del hierro, acero, bauxita, aluminio, oro, diamante, etc. donde está previsto un plan de inversiones a través de una serie de proyectos conjuntos entre Pdvsa, la CVG y no menos de 50 empresas internacionales, entre ellas la canadiense Gold Reserve, empresa transnacional que mantiene con el gobierno venezolano una disputa por la indemnización de 740 millones de dólares.

    Debemos rechazar todos estos tratados, pactos, convenios que atentan contra el interés nacional, dándole todo los beneficios, favores, permisos a las transnacionales  para que saqueen a Venezuela. Es tarea necesaria para avanzar hacia una revolución socialista que todos los trabajadores comencemos por  organizarnos impulsando hoy tareas como un Congreso Nacional de Trabajadores, que discuta y apruebe una serie de tareas clasistas, y que vayamos hacia la construcción de una organización independiente con un programa independiente y realmente revolucionario, que ataque los intereses burgueses y capitalistas con planes de acciones concretos entre los que estarían:  Por la expropiación de los monopolios y la banca sin indemnización y bajo control obrero; Nacionalización del comercio exterior; No al pago de la deuda externa y sus intereses; Por la denuncia de los tratados de doble tributación; Por el impulso, fortalecimiento y Centralización de los Consejos de Trabajadores independientes del poder burgués; Por un gobierno de los trabajadores y el pueblo en una Venezuela Socialista 

Inti Cauxi
Militante de la CSR-ETO

No hay comentarios:

Venezuela no podrá usar Dólares Por:   Jesús Silva R.   Venezuela no podrá usar dólares a nivel mundial. Será la fase ag...