miércoles, 27 de abril de 2016

Declárese un Estado de Emergencia Revolucionaria

Sin duda estamos en un momento de definiciones. Un momento aciago, complejo, difícil. Los demonios están desatados y las posibilidades de salidas violentas aumentan.
En las últimas horas se han suscitado una serie de eventos: Se realiza un Plan de “Administración de Cargas”, producto de la difícil situación de nuestro embalse del Guri. Una medida dura, compleja, pero necesaria a los fines de preservar nuestro embalse del Guri, la que abastece nada más y nada menos que al 70% de la electricidad que se consume en nuestro país.

Sin embargo, y como diría Perucho Conde en el famoso sketch “El Serrucho de Perucho”, que vaina que nunca falta el bendito pero. Tuve acceso a la información de que en el primer día que se implementó el Plan “Nacional de Administración de Cargas”, hubo zonas que no estaban previstas que fueran objeto de esta medida que se les fue la luz; en Caracas en buena parte del oeste quedó sin energía eléctrica, y en el caso de Metro de Caracas, específicamente en la línea 2, antier se suscitó una falla eléctrica, desde Bello Monte hasta la estación Maternidad.

Lo grave de esta situación es que el Sistema Metro de Caracas no aplique los protocolos de seguridad correspondientes ni los planes de contingencia, o ¿Será que dichos planes no están adecuados a situaciones y emergencias como éstas? A la par de ello, se suscitaron guarimbas en la Avenida Principal de Bello Monte, en el estado Zulia, Táchira y Mérida. Ayer en la noche, según algunos reportes, se registraron acciones vandálicas en zonas como Puerto Ordaz y el Zulia (esta última entidad federal, la información de saqueos fue completamente falsa).

Por otro lado, los asesinatos y ataques selectivos siguen sin detenerse. Pasaríamos muchas horas develando y señalando a muchos de nuestros cuadros que en este último mes han sido asesinados o atacados. Solo me referiré al caso más reciente, y que tiene que ver con el actual Gobernador del estado Anzoátegui, Nelson Moreno. A través del portal aporrea.org se supo que extraoficialmente el gobernador del estado Anzoátegui, Nelson Moreno fue víctima de un ataque perpetrado por 12 o más delincuentes que tirotearon el vehículo con el que se trasladaba hacia la vía hacia el Oriente del país.

Según la nota recogida por aporrea.org , me permitiré transcribirla en su integridad: “Señalan que los hechos ocurrieron ayer lunes, a la medianoche, luego de que el gobernador saliera de la reunión que sostuvieron los gobernadores y alcaldes bolivarianos con el presidente de la República en el Palacio de Miraflores. El gobernador se dirigía a su estado, cuando a la altura de Río Chico, obstáculos en la vía, obligaron a su comitiva a detenerse, momento que aprovecharon los delincuentes para abordar los vehículos, dispararon contra la comitiva y la camioneta Ford Runner donde viajaba el gobernador, el cual salió ileso, debido a que el vehículo era blindado. El conductor logró maniobrar y escapar del sitio.

Hasta este momento, no tenemos información oficial de los hechos ni de los motivos del ataque.”También autocríticamente hay que reconocer que no hemos podido resolver el tema de las colas. Esta situación se ha venido agravando con el transcurrir de los días, y el descontento y la molestia de nuestro pueblo no ha hecho sino crecer.
Y ni hablar de las gestiones que diputados apátridas harán a partir del día de mañana, cuando acudan a la OEA a solicitar la aplicación de la Carta Interamericana Democrática contra nuestra República Bolivariana de Venezuela, la Patria de Bolívar y Chávez.

En estos momentos, nuestro país está bajo ataque. No vemos a los marines ni a las tropas aerotransportadas ni bombardeos como en otros países, porque la Guerra a la que estamos siendo objeto en Venezuela es de las de tipo no convencional. Nos están agrediendo, nos están tratando de doblegar, estamos afrontando dificultades para postrarnos. De lo que se trata es de destruir este Estado-Nación que se llama República Bolivariana de Venezuela.
Recuerdo en la oportunidad que tuve de asistir al programa “El Desayuno” el 26 de agosto del año 2015, cuando en ese momento el referido programa era conducido por Dahir Rahl y Jordán Rodríguez (hoy flamante Presidente de Venezolana de Televisión), cuando le sugería al Presidente Nicolás Maduro que decretará el estado de conmoción interior y no el de emergencia económica. Y paso de seguidas a explicar el por qué.

Venezuela está viviendo unas circunstancias excepcionales que están implicando en estos momentos grandes perturbaciones en el orden interno, no sólo en el orden económico como es el caso de la emergencia económica decretada por el Ejecutivo, sino que van mucho más allá. Los elementos de la seguridad de la Nación en los ámbitos económicos, sociales, políticos, culturales, geográficos, ambientales y militares se encuentran en un evidente y notorio peligro para la estabilidad institucional, la convivencia ciudadana, la seguridad pública, el mantenimiento del orden libre y democrático, además que con la Asamblea adeco burguesa, se busca interrumpir el funcionamiento de los Poderes Públicos y de la institucionalidad.

Además de ello, por un estado de conmoción interior, tienes mayor tiempo de maniobra, ya que se declara por noventa (90) días, siendo prorrogable hasta por noventa (90) días más
Esto se hace con la intención clara de promover el Estado Fallido a lo interno de nuestro país, de que no se le dé respuesta a nuestro pueblo, y promover la figura del Estado Forajido al exterior, para devenir en una intervención extranjera en nuestro país.
No olvidemos que la derecha en la Asamblea adeco- burguesa, decretó la “emergencia humanitaria”, la “crisis humanitaria”, para hacerle la cama a sus amos y tener las excusas para la intervención que tanto desean. Eso debemos neutralizarlo de inmediato

Hoy como nunca antes las asechanzas, los peligros y amenazas se han incrementado, y hay que tomar medidas a rápido y de manera oportuna, antes de que sea demasiado tarde.
Y el problema no es que la derecha esté desplegando sus planes y ejecutando la cartilla que desde Washington les dieron, sino cual es el plan y las líneas de acción que vamos a seguir las revolucionarias y los revolucionarios ante este contexto de nuevas y graves dificultades.

Ante estos escenarios, y por recomendaciones de lectores y lectoras, estoy estudiando y considerando para luego hacer públicas, las propuestas en el marco de esta emergencia revolucionaria que debe ser declarada sin más dilaciones. La emergencia económica ha sido transcendida por estas agresiones y ataques en otros órdenes, y debe haber algún tipo de respuesta.

Pero, y aún con las ronchas que pueda levantar, adelanto la primera de esas propuestas que ando estudiando y considerando como ya les anuncié: La primera tiene que ver que en el marco de esta emergencia revolucionaria, enmarcada en el estado de conmoción interior, se considere la posibilidad de que en el país sean pospuestas cualquier tipo de elección, en virtud de la perturbación y conmoción a la que estamos siendo objeto en estos instantes en que sufrimos agresión y ataques.

Y me baso en ello en una experiencia de lo que ocurrió en la Inglaterra de Churchill en 1940, en plena Segunda Guerra Mundial. En ese año tocaba elecciones para elegir al Primer Ministro Británico, y en virtud de esta situación, se suspendieron por cinco años las referidas elecciones. Hasta que se logró la estabilidad de las instituciones británicas.

Sé que puede parecer un exabrupto, pero acá aplica lo que José Martí señalo en alguna oportunidad: “Cuando la Patria está en peligro, está permitido todo excepto no defenderla”.
Estamos en tiempos de definiciones. O decidimos dar la batalla en el terreno en el que nuestros enemigos desplieguen el combate, o sencillamente nos entregamos.
No podemos ni siquiera optar entre vencer o morir. Estamos obligados a vencer.

¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!
¡Hasta la Victoria Siempre!
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!

No hay comentarios:

Tenemos muchas cosas que discutir, estamos abiertos al debate de altura. por  Jose Tomas Pinto Marrero Ganar unas eleccione...