sábado, 20 de mayo de 2017

JOSÉ SANT ROZ: LA MONSTRUOSA SEMEJANZA ENTRE SANTANDER Y LA MUD ..
UN ANÁLISIS SOBRE NUESTRA CONSTITUYENTE Y EL LLAMADO DE BOLÍVAR A LA CONVENCIÓN DE OCAÑA EN 1828

Mario, te escribo rápidamente sobre un ambiente y un escenario de los primeros meses del año de 1828, profundamente parecidos a lo que estamos viviendo en este momento. Entonces casi nadie se atrevía a hablar bien del Libertador, y se fue haciendo válido y una constante decir en público (calles, caminos, aldeas, plazas, mercados) toda clase de monstruosidades contra la patria, y si añadido a esto, se contaba para estas barbaridades con el apoyo y las mentiras de ciertos intelectuales tanto internamente como en el exterior, entonces el estado de enervación de los confundidos se hizo aterrador. En este punto comienza nuestra debacle, porque como decía el propio Bolívar: el crimen ostenta CARÁCTER mientras que la moderación, además de verse como debilidad, insolenta a las bestias.
Lo que te escribo, Mario, es historia viva, no se inventa nada aunque resulte en ocasiones tenebroso, pero el pueblo tiene que saberlo.
Dice A. Thiers en su “Historia de la Revolución Francesa”: -cuando un partido moderado quiere contener a un partido violento, se encuentra en un círculo vicioso del que no puede salir jamás. El grupo que apoyaba al Libertador tenía por fuerza que contemporizar con sus enemigos, y esto era una posición débil ante los santanderistas, y de la que éstos se aprovecharon para hacer aparecer —¡qué contrasentido!— a los amigos de Bolívar como los violentos y los perniciosos a la República. Temblaban los moderados ante el descaro de los santanderistas, y acabaron por no saber si lo que proponían era justo o bueno para el país.
Las revoluciones requieren, al lado de mentes sagaces, actitudes rápidas y arriesgadas. Con una voluntad vacilante se es presa de la inmovilidad y el desconcierto. Sin un poco de locura, cualquier empresa se torna imposible, por lo que las revoluciones implican riesgos inevitables. Esto lo sabía Bolívar, pero no los diputados a la CONSTITUYENTE.
Aquel estremecedor razonamiento al general Pedro Briceño Méndez el 23 de abril de 1828, que resume toda su agónica visión sobre nuestra DEBILIDAD: “No veo más que derrotas y desaires, los contrarios están erguidos llenos de satisfacción,.. Ustedes por el contrario parece que defienden un crimen esperándolo todo de la compasión y de la humanidad… Ustedes se van a transar porque no tienen bastante fuerza para sostener lo útil y lo justo y porque LA VIRTUD ES MODESTA Y EL CRIMEN VIOLENTO. ¿Pero qué patria se puede salvar en medio de tantos monstruos que lo dominan todo, CUANDO LA VIRTUD SE LLAMA SERVIL Y EL PARRICIDIO LIBERAL, y cuando el más atroz de los ladrones (SANTANDER) es el oráculo de la opinión y de los principios?”.
“Siempre nos han de calumniar y a la magnanimidad no la ven los criminales sino como flaqueza. No es justo sacrificar la república a las charlatanerías de los maldicientes”. Y al general O’Leary (8 de mayo de 1828) esta fulminante coletilla: “NO QUIERO SER MÁS LA VÍCTIMA DE LOS PERVERSOS NI DE LOS MODERADOS TÍMIDOS”.
En lo que vas a leer, Santander es la MUD, y Bolívar es el chavismo.
Ante Páez, que está alzado, ante Santander que comienza a conspirar provocando una rebelión en el Sur, decide el Libertador llamar a una CONSTITUYENTE. Inmediatamente los santanderistas se pronunciaron en su contra, advirtiendo que no acudirían a la convocatoria. Pero Bolívar comprendió claramente la situación: “Si no acuden se rebelarán, y si aceptan procurarán destruirla internamente. Ellos no están para hacer patria sino para imponer sus intereses personales y sus negocios”. Así como este terrorista caerán muchos mas, no saben porque hacen lo que hacen.

No hay comentarios:

Parlasur ratifica apoyo a la no intervención en Venezuela Foto: VTV El uruguayo Daniel Caggiani, vicepresidente del Parl...