lunes, 9 de mayo de 2016

José Vicente Rangel: Algunos opositores pretenden revocatorio con golpe de Estado

JVR 1

*Editorial del programa en Televen “José Vicente hoy”: 08-05-2016.

Conviene alertar acerca de un nuevo error en el cual está incurriendo la oposición: se trata del intento de sus dirigentes de más peso por desvirtuar la lucha cívica, característica esencial del sistema democrático. Me refiero, concretamente, al empeño por vincular la realización del referendum revocatorio, figura consagrada en la constitución bolivariana por la vocación renovadora de Hugo Chávez y del chavismo, a acciones de calle destinadas a presionar su realización. Presiones que como lo indica la historia reciente del país, culminan en actos de violencia.
Por más que pretendan negarlo, quienes auspician la campaña de descrédito en contra del Consejo Nacional Electoral, la intensión se percibe fácilmente. El discurso que sirve de sustento a tal propósito está sobrecargado de amenazas, de una exaltación subliminal de la violencia en la calle, y a insinuaciones tendenciosas con las que prácticamente se le asigna al revocatorio connotaciones que no estuvieron presentes en la voluntad del constituyente del año 99.
Con esta conducta el liderazgo opositor, como ya lo ha hecho en anteriores oportunidades, se acoge a una norma de la carta magna para desfigurar su razón de ser, que no es otra que dirimir en el marco del debate democrático, temas claves para el país.
Porque lo que pretenden con su actitud los dirigentes de la oposición no es que los venezolanos hagan uso de un derecho que nadie les está negando, sino convertir la norma consagrada en la carta magna de la nación en ariete en contra de éste. La combinación letal del ejercicio de un derecho con la compulsión mediante la violencia, anunciada abierta o tácitamente, es inaceptable. Someter al escarnio a las instituciones y arremeter contra las autoridades legítimamente constituidas para apuntalar su particular visión de la situación actual del país; Recurrir de forma descarada a llamados públicos para que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana renuncie a su lealtad republicana y se involucre en una aventura similar a la del 11 de abril de 2002, es algo inaceptable. Algo que los venezolanos no debemos tolerar.
Pretender combinar, como se traduce del mensaje opositor, revocatorio con golpe de Estado, no sólo es una perversión política sino también una inmoralidad.
Fuente: Sincuento.com 08-05-2016

No hay comentarios:

Miguel Pizarro: de sicópata a pedófilo Kloriamel Yépez Oliveros En esta globalidad cultural desquiciada por las “redes sociales” y su ...