domingo, 16 de abril de 2017

Foto: Misión Verdad
Foto: Misión Verdad
Esta sería la segunda declaración en poco menos de 15 días respecto a los eventos violentos detonados por la MUD luego de que, durante el mes de marzo, se acelerara en la OEA el asedio internacional dirigido a aplicarle la Carta Democrática y el cerco internacional a Venezuela.
Indicando que “a Rusia le preocupa la situación en Venezuela”, la funcionaria ha recordado, además, que continúan los enfrentamientos entre simpatizantes de la oposición y cuerpos de seguridad. También destacó que existe un “riesgo creciente” de que se pongan en práctica “guiones destructivos como los que se desarrollaron en Chile en los años 70”.
En octubre de 2016 el viceministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Riabkov, calificaba de “inadmisible” la injerencia externa en los asuntos de Venezuela. Asimismo, en enero de este 2017 el Ministerio de Exteriores ruso advirtió mediante un comunicado que “se está llevando a cabo la preparación de manifestaciones planeadas los próximos días” que pueden provocar enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, dejar víctimas y sembrar violencia. Esta última declaración generó una reacción inédita en la Asamblea Nacional, en desacato en ese entonces y actualmente.
Como respuesta al comunicado de enero, Freddy Guevara manifestó que “existe una diferencia entre injerencismo y defensa de los principios fundamentales de defensa de los Derechos Humanos”. Agregó que “Maduro pretende convertir a Venezuela en una ficha de negociación entre Donald Trump y Vladimir Putin”. También en esa ocasión el diputado opositor Eudoro González opinó que la agenda del parlamento “nunca ha sido la de generar caos o violencia”.
Lo inédito de la reacción del parlamento de mayoría opositora se debe a que, durante la administración Obama, ningún partido de la MUD apoyó los comunicados que la cancillería venezolana emitía para denunciar la injerencia de la Casa Blanca en los asuntos internos del país y mucho menos se pronunció para rechazar el decreto que señala a Venezuela como una “amenaza inusual y extraordinaria” para la seguridad de los Estados Unidos, vigente durante el gobierno de Trump.
Hace pocos días el jefe del Comando Sur de Estados Unidos, Kurt W. Tidd, aseguró que “el empeoramiento de la crisis en Venezuela requeriría una respuesta regional inmediata”. Zajárova criticó ayer manifestando que esas declaraciones “fomentan la incertidumbre” en Venezuela debido a que suponen un “apoyo a los radicales” y generan “inestabilidad y confrontación”. Tidd reafirmó, ante el Comité de Armas del Senado, su preocupación por la presencia creciente de Rusia, China e Irán como aliados de Latinoamérica, desplazando a Estados Unidos como único socio estratégico de la región.
En la actualidad Venezuela mantiene sólidas relaciones financieras, económicas, políticas y diplomáticas con estos países, en el marco de un nuevo diseño pluripolar y multicéntrico de las relaciones internacionales, que hoy significan un desafío para la hegemonía global de Washington.
En febrero de este mismo año, durante una reunión bilateral entre las cancillerías rusa y venezolana en Moscú, el ministro de relaciones exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, destacó que las relaciones entre ambas nacionales estaban en alza.
Misión Verdad

No hay comentarios:

Solicitará que se le allane la inmunidad parlamentaria del diputado Fiscal William Tarek Saab muestra documentos  de una red de ex...