domingo, 19 de marzo de 2017

ESCRITO CON ODIO!
Tomo prestado este título del famoso libro del escritor guariqueño Argenis Rodríguez que entre tantas inconformidades y traiciones entre ellas las de los Petkkof, Pompeyo y Caupolican segun su propia revelación, hizo de esta publicación un verdadero best seller a la par de el gran revuelo escandoloso para la época.
Este raro sentimiento especie de batiburrillo mental, surge de una suerte de volcan en erupción que se agolpa en un cruce de reflexiones en mi mente que no logro ordenar adecuadamente y me obliga a buscar en cualquier intersticio recondito de mi cerebro la explicación a tanto sentimiento de inconformidad y arrechera sobre todo en estas últimas horas de este melancólico domingo de marzo.
Hace algunos días alguien criticaba mi desconocimiento segun su óptica, del esfuerzo titánico de nuestro gobierno por mantener fluida la importación de medicamentos que todavía hoy con la gran falla de divisas por la caida de los precios petroleros se mantenía. Luego el día de hoy por palabras en la boca de nuestro presidente, nos enteramos de la puñalada trapera que elementos endógenos pretenden darle segun sus propias palabras para entregar la revolución a elementos reformistas de nuevo cuño en contubernio con la derecha nacional e internacional.
Antes de seguir el comentario y para disipar cualquier duda, sigo obstinadamente recalcando para que lo lean bien que yo, Manuel Silva García, doy mi total y pleno apoyo al gobierno de Nicolas Maduro Moros, que no tengo intereses crematísticos de ninguna índole, que estoy consciente que a la hora de un coñazo de la derecha (ya hasta por la vía electoral), voy a parar con todo y mis escoñetados huesos por lo menos, al estadiúm de futbol de Cabudare que los fascistas utilizaran al mismo estilo pinochetiano para reprimir a tanto pueblo y por último, mantengo la posición que a nivel de obstinación he venido predicando en todos mis escritos, reafirmo que en esta coyuntura ser anti-Madurista es ser contra revolucionario y le agrego un inciso; no acepto el revolucionómetro y tal cual nos enseñó Chávez la autocrítica en revolución es de caracter vital.
Comienzas por abrir el Face y te consigues con la triste noticia subida por el camarada y amigo Pompilio Santeliz requiriendo los medicamentos Keppra, Kopodex o Valprón, cualquier de ellos anti-colvunsionantes para el luchador social Pastor Sequera, esto lo sumas en tu reciente memoria a un S.O.S que hacen desesperadamente Alcides Corrales y su compañera de vida Yulmi, incansables luchadores sociales de la combativa y revolucionaria Comuna Ataroa, pidiendo Tegretol o Carbamezipina de 200 gm para su joven hijo universitario quien necesita de esos medicamentos para dejar de convulsionar y se te parte el alma pues no oteas en el horizonte solución alguna, revisas las hospitalizaciones de algunos centros de salud y toda la comunidad coincide en la crísis de medicamentos además de las mafias que se han apoderado del tráfico de los mismos y aun así nadie "le pone el cascabel al gato", ese es el punto, ¿hasta cuando?, ¿que se hicieron los famosos barcos con los containers full de medicamentos que a finales de año descargaron por Puerto Cabello?, a estas preguntas y a tantas otras que no puedo responder a quien me las hace, pueblo llano que ve en nosotros a representantes y defensores de este proceso, debemos responderle y no precisamente con explicaciones de origen teórico con lenguaje incomprensible que tiene que ver "con las condiciones objetivas y subjetivas" o frases que no son inteligibles sacadas de manuales profundos del Marxismo como El Capital que nada le dice al pueblo quien, no solo espera respuestas concretas sino que, esta presto para arrimar el hombro en esta feroz lucha contra la guerra económica.
Creo que debemos pasar a la ofensiva, motivar y darle poder verdadero al pueblo, ese pueblo que al fin y al cabo será quien resueltamente saldrá a la calle a darle caracter práctico y sentido a la revolución, no es pactando con la derecha como vamos a salir de esta crísis.
Escribimos con odio cuando sentimos desesperación e inquietud en el mensaje de nuestro presidente ante una conspiración en proceso, pero tambien nos arrecharía que al final no se desvele quien carajo está detras de la traición y vaya a terminar pagando un pendejo chinito de Recadi cualquiera.
Manolo Silva
Post Scríptum:
Cuando desarrollaba este artículo, Giovannina Torcate informaba por Facebook que, los medicamentos requeridos para Pastor Sequera habían sido conseguidos por mediación de la Mesa de Salud del Estado Lara, justo es reconocerlo.