domingo, 14 de noviembre de 2010

LUIS CABALLERO MEJIAS, EL INVENTOR DE LA HARINA PRECOCIDA

Un ilustre venezolano, facilitó a la mujer venezolana la confección de arepas
EN UNA CUÑA DE TV, EMPRESAS POLAR SE ADJUDICA EL INVENTO
La harina de maíz pre cocida, es invento de un ingeniero venezolano que se llamó Luis Caballero Mejías. Muchos tenemos ya décadas comiendo arepas de maíz, elaboradas con harina pre cocida, de diferentes marcas. La harina de maíz precocida, realmente fue el maravilloso invento que hizo extensivo el consumo de la arepa.
Con la aparición de la harina precocida, quedó muy atrás aquel engorroso procedimiento de hacer arepas de maíz pilado, tal cual como las degustó el Libertador, Simón Bolívar.
Maíz pelao
Antiguamente el procedimiento utilizado para hacer las arepas con maíz pelado o con maíz pilado —desde los tiempos de Simón Bolívar hasta la década de los setentas, en pleno siglo XX— era hirviendo el maíz con cal o ceniza para luego pelarlo y ablandarlo, luego se lavaba bien para quitarle la concha, y el olor a lejía, después se molía en un molino. Al producto obtenido (masa) se le agregaba agua y se amasaba, haciéndose la arepa y luego al budare (plancha) para su cocción. Lo demás es ampliamente conocido en la cocina venezolana.
Anteriormente no le era fácil a nuestras madres y abuelas, procesar un kilo de de maíz para obtener unas arepas. Pero gracias a aquel ingeniero mecánico venezolano, desde hace más de cincuenta años aproximadamente, muchas mujeres y también algunos hombres, elaboran las arepas en un momento. Sólo basta mezclar la harina de maíz precocida con agua, amasar bien, hacer la arepa, y ponerla sobre el budare caliente o sobre el “Tosty arepa” para que comience el proceso de cocción.
El descubrimiento
Es a estas alturas que Alimentos Polar—a través de una propaganda comercial televisiva— dicen que inventó la harina PAN hace cincuenta años, sin nombrar a su inventor, qué fue ese insigne venezolano. Para conocimiento de la opinión publica, el único inventor fue el doctor Luis Caballero Mejías, quien nació en Caracas el 12 de diciembre de 1903, y murió en la misma ciudad el 12 de octubre de 1959. Cursó sus primeros estudios en el Colegio Francés de Caracas, donde demostró tener aptitudes para estudiar Educación Técnica, lo cual lo obligó trasladarse hasta Chile. En ese país obtuvo una formación Técnica Integral en la Escuela de Artes y Oficios de Santiago, desde 1925 hasta diciembre de 1929.
Al regresar nuevamente a nuestro país comenzó a educar, procurando siempre que los jóvenes aprendieran un oficio. Esta preocupación se le desarrolló más cuando prestó sus servicios en la compañía ferrocarrilera, y dándose cuenta de que a Venezuela le hacía falta mano de obra calificada. Esta Honda preocupación le hace poner mucho énfasis en sus inquietudes de maestro industrial.
Es así con el paso del tiempo, llega a ser profesor, y luego director de la Escuela Técnica Industrial de Caracas, conocida como la ETI de Los Chaguaramos, y la cual llevaría posteriormente su nombre. Su gran aspiración, entre otras, era fundar un politécnico y, al respecto, siempre decía con mucho orgullo:
"De allí saldrán mis muchachos ingenieros industriales. El politécnico ha de ser, necesariamente, la culminación del sistema de educación industrial, ya establecido en Venezuela, y por el cual debemos luchar”. Cuestión ésta al “azar” que la ha tomado el gobierno bolivariano en la iniciativa de transformar los actuales tecnológicos en politécnicos
Quedó constancia de que ese invento —la harina de maíz pre cocida— fue legalizado y patentado de la siguiente forma:
"Primera patente de "La Arepera" harina pre cocida realizada por un ingeniero venezolano patente N° 5.176 del año 1954. Luis Caballero Mejías, ingeniero mecánico de profesión, inventa la harina pre cocida, denominada Harina de Masa de Maíz o Masa de Maíz deshidratada, patentada en Venezuela bajo la Ley de Propiedad Industrial y Comercial, ante el Ministerio de Fomento N° 271, mes 7, Registro General 5.176, de fecha 04-06-1954".
El robo
Durante los años cincuenta, y durante los gobiernos de la IV República, los factores políticos y económicos, visto el delicado estado de salud que aquejaba al doctor Luis Caballero Mejías, impidieron que se desarrollara la empresa que tanto deseaba formar. No sabemos en la actualidad cómo esta patente fue a parar a manos de Alimentos Polar la cual en su propaganda no hace mención de este insigne técnico, ingeniero y educador venezolano.[PHP][/PHP]

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Camaradas; Saludos revolucionarios, es una conducta propia del capitalismo aprpiarse de de las buenas ideas y patentarlas, en el mejor de los casos el verdadero inventor recibe una cantidad infima de dinero y en el peor y mas común, es despojado vilmente de autoría, a través de un plagio y registro; veliendose del poder económico que ostentan. camarada, defiende tus ideas, porque tus ideas de hoy son la revolusión del presente y el futuro.

Juan-Pedro Torres dijo...

El Dr. Luís Caballero Mejías diseñó y construyó los primeros equipos, no obstante la gran carencia de medios y la falta de apoyo. Lo ayudaron sus alumnos, entre ellos Gustavo Caballero; por cierto, hermano de Diógenes, el famoso "hombre de la chaqueta negra" durante el alzamiento del 23 de enero de 1958 contra la dictadura. Este se apoderó del bloque llamado el 7 Machos en la vieja Urb. 2 de Diciembre, rebautizada 23 de Enero.
La Polar se aprovechó de la desgracia de la familia y con trácalas y ayuda de los adecos en el gobierno se apropió de la patente de la harina precocida.
Nunca se ha hecho justicia con este eminente venezolano.
Caldera eliminó las escuelas técnicas industriales porque en ellas los alumnos SI aprendían.
Dicen que detrás de toda gran fortuna hay un gran robo. Este es apenas uno detrás de la fortuna de los Mendoza de la Polar.
Por cierto, la Polar contamina la harina PAN con aditivos dañinos a la salud.