lunes, 7 de enero de 2019

¿PARA QUÉ SE EQUIVOCÓ DUQUE SOBRE LA INDEPENDENCIA? 

–REINALDO BOLIVAR *

El uribista Iván Duque no escribió por solo halagar a EEUU el twitter en el cual agradece a los padres fundadores de esa nación por su contribución a la Independencia de Colombia hace 200 años. Duque sabe perfectamente que eso no es cierto.
Las razones y hechos históricos han sido bien expuestas por decenas de venezolanos que han acudido a la historia para desmentir y ridiculizar a Duque. La creatividad no ha dejado lugar a duda de que el presidente colombiano no dijo la verdad.
¿Para qué lo hizo? Y ¿Por qué los connacionales que lo criticaron, en especial la dirigencia opositora, no fueron tajantes en decirle que la Independencia de Cundinamarca (Nueva Granada desde 1832 y Colombia, desde 1863) se debe a Simón Bolívar quien comandó un grupo de aguerridos llaneros venezolanos que cruzaron los Andes para ganar la Batalla de Boyacá, hace precisamente 200 años, en una acción culminante que había comenzado en 1814 con la liberación de Bogotá? El asunto no es solo que Duque lo dijo por ignorancia, y haya que darle una lección de historia.
Duque lanzó un nuevo globo de ensayo para medir la vigencia de Bolívar en América. Duque va en línea con sus antecesores en Venezuela, Cundinamarca y Quito que desde 1825 decidieron apartar por completo la figura y obra determinante de Simón Bolívar de la vida e historia de los países a los que dio Libertad.
uribe.jpg
Las reacciones determinantes procedieron principalmente de Venezuela; las de la propia Colombia muy pocas, una de ellas del ex candidato opositor Petro que lejos de criticar a Duque, le siguió el juego de desconocer el papel imprescindible de Simón Bolívar en la gesta emancipadora. Los otros comentarios se centraron en demostrar el ridículo.
Del resto de los países bolivarianos, no hubo grandes voces que pusieran la historia en su lugar. Vale decir, el globo de ensayo, aunque nos duela el resultado, funcionó.
Desde la primera constitución separatista de Nueva Granada en 1832, los gobiernos de ese país toman una posición oficial miserable contra su Libertador y Padre de la Patria, en el preámbulo, sin citarlo se refieren al gobierno libertario como “tiranía”. Solo en 1857, un movimiento consigue que se denomine a la antigua provincia de Cartagena con el nombre de “Bolívar”, A partir de 1910 surgen propuesta elitista para eliminar el nombre, aunque no lo logran, el departamento de más de 65 mil kilómetros cuadrados, es periódicamente subdividas para crear nuevos departamentos. Para 1966, su área es de tan solo 25000 Km2- Una ironía “desintegradora” en funesto homenaje a la vaporización de la Gran Colombia en 1830.
En el link “El Bicentenario de Nuestra República ha llegado” de la web Presidencia de Colombia, apenas se coloca una imagen sin pie de página de Simón Bolívar. Quinen no conozca ese retrato podrá suponer que se trata de cualquiera de los próceres. En la galería de imágenes se hacen pocas alusiones al Libertador. El mayor trato es el de “general Bolívar”, nunca de Padre de la Patria. Para confundir, se le llama en una de las imágenes “Primer Precursor de la Independencia de varios países de América del Sur”. No es precursor, es el Libertador, es el ejecutor de la obra emancipadora.
En la Gran Enciclopedia de Colombia del Círculo de Lectores, tomo de biografías, de la cual alimenta la web Colombia.com la sección Presidentes de Colombia, se respeta la figura de Simón Bolívar, como máximo héroe de América. Pero en el apartado dedicado a Santander, acusan a Bolívar de tratar de destruirlo, de involucrarlo en el atentando. Victimizan a Santander y aseveran que Bolívar usaba procedimientos poco ortodoxos. Tildan a Bolívar de militaristas y ponderan a Santander de civilista. Omiten la envergadura de estadista de Bolívar, pensador y constitucionalista, y la confianza que confirió a Santander en 1819 al proponerlo de Vicepresidente. La versión de esa enciclopedia es la que de seguro, enseñan y aceptan muchos colombianos.
En ninguna de las constituciones colombianas desde 1832 a la última de 1991 se hace mención a la Historia Patria y a la gesta bolivariana.
Después que disolvieron a la Colombia Bolivariana, las elites se dedicaron a profundizar los nacionalismos, la primera fase fue el revisionismo de la gesta patriótica, al punto de achacarle males que eran propios de los 300 años de la invasión española. Lo segundo fueron las luchas por los territorios fronterizos que llevó a guerras entre suramericanos.
En Ecuador, aún figura como fecha patria el cumpleaños de Simón Bolívar. Guayaquil es la ciudad que más lo recuerda. No obstante, en la infraestructura de mayor envergadura que construyó Ecuador para la sede de UNASUR, no se erigió ningún monumento a quien fuera el primer ideológico de la integración en América, Bolívar.
En los libros oficiales escolares no hay una amplia información, apenas unos párrafos, sobre el Padre de la Patria. La figura de Bolívar, su legado no tiene la gran dimensión que se esperaría. Fue con Rafael Correa cuando se le dio mayor preponderancia al Libertador, a propósito de la elevación de Manuela Sáenz al Panteón Nacional en 2010. Correa en varias oportunidades reivindicó la “Patria Grande que soñó Bolívar”, y en su primera toma de posesión juro ante una réplica de la espada del Libertador.
En Perú, el calendario escolar recoge fechas importantes de la independencia, entre ellas el cumpleaños del Libertador. Los programas escolares de primaria dedican algunos capítulos a explicar la independencia del Perú y el papel de Protector del argentino José de San Martín (Campaña del Sur) y de Libertador y consolidador de la independencia de Simón Bolívar. Vale recordar que fueron los propios peruanos, los independentistas quienes llamaron a Bolívar, este comprendía la necesidad de emancipar al Perú pues de ello dependía la solidez de las independencias e integración en las nacionales liberadas.
Pero hablar de Bolívar es poco común en los peruanos. Sus elites, sucesoras de aquellas que en 1823 se opusieron a la presencia libertaria de Colombia la Grande, se han encargado de sacarlo de los discursos oficiales. Varias publicaciones sobre la historia de Perú desmerecen el papel del caraqueño, y al igual que en Colombia intentan calificarlo de opresor, manipulando la verdadera intención de la Constitución de Bolivia.
En Bolivia el Libertador figura como Padre de la Patria y Primer Presidente. No obstante en las páginas web especializadas en educación e historia se dedica poca información sobre el Fundador de Bolivia. El Presidente Evo Morales, –quien siempre recuerda al Libertador—en un twitter el 17 de diciembre expresa que “Bolivia le debe a Bolívar su nombre”. Es cierto, pero le debe además su fundación, su creación. Bolívar, que era unionista, cedió al pedido de separación del Alto Perú del Perú. Además de ello le dio su primera constitución y le sirvió como primer presidente.
Una estrategia que usan los escritores e historiadores contra Bolívar es la de incorporar comentarios polémicos sobre la obra del Libertador en Bolivia y Perú, tratando de crear la falsa verdad de que las poblaciones de esos países se levantaron contra el caraqueño. Esto es recogido en web muy consultadas como “Wikipedia”, y otros portales. En la historia de Bolivia reseñada en Wikipedia no aparece el nombre de Simón Bolívar, en la de Perú, el Libertador es citado como un tirano que quería imponer una presidencia vitalicia.
En Panamá, Simón Bolívar es apenas citado, a pesar de ser el precursor de la construcción del Canal de Panamá, el cual visualizó. y de la aceptación inmediata de su incorporación a Colombia. Para Bolívar, Panamá era el “Centro del Universo”, y la tenía en altísima estima. Varios historiadores panameños, han criticado en reiteradas oportunidades la indiferencia de Panamá hacia Simón Bolívar.
En Venezuela la reacción contra el “trino” de Duque fue inmediata. Es evidente la estrategia de Duque. Se recurrió a argumentos sólidos sobre los Bicentenarios que se celebran en 2019, como el del Congreso y Discurso de Angostura, y la Batalla de Boyacá. Se ridiculizó a Duque.
La educación venezolana mantiene en los programas de estudio de primaria y secundaria profundas referencias a Simón Bolívar, a la historia de Venezuela y de América. En el gobierno de Hugo Chávez se construyó un imponente mausoleo para el reposo de sus restos mortales. Chávez dedicó decenas de horas a hablarle al pueblo sobre la obra de Simón Bolívar en América.
El sentimiento popular mantiene a Simón Bolívar presente en todas sus manifestaciones y principales nomenclaturas, como bien escribió Neruda “Todo lleva tu nombre”.
Pero cabe una autocrítica, las festividades por el Nacimiento de Simón Bolívar son muy limitadas, apenas los homenajes en el Panteón. Desafortunadamente, la fecha 24 de Julio queda fuera del calendario escolar, lo cual ocasiona que no se celebre en las escuelas. Pasa igual que el 5 de Julio, Día de la Independencia.
El mismo día de la Independencia, 5 de Julio, se limita a un desfile cívico militar y a un discurso de orden. Le falta, como en otros países, más festejos, más popularidad. En torno a estas fechas, incluyendo el 19 de abril, debe haber más contenido, más actividades.
Por ejemplo, que el 15 de febrero de 1819, Bicentenario del Discurso de Angostura no se quede solo en una ceremonia protocolar, en una cadena nacional. Que haya una gran jornada nacional de no menos de una semana, en todas las escuelas y liceos del país, con actos culturales, deportivos, con celebraciones en las plazas Bolívar. Que vayan gente a nuestra a los países bolivarianos a hablar de ello, que se edite el discurso por miles, que se haga un buen documental para televisión, radio y redes. Ese discurso, ese congreso son indispensables para entender la historia de los países bolivarianos.
Desde Venezuela debe relanzarse para América y el mundo, la obra indiscutible de Simón Bolívar, su acción militar, civilista y de arquitecto de naciones. No solo porque es venezolano y eso nos da orgullo, sino porque el también les pertenece a los pueblos del mundo, en especial los nuestro americanos.
Por ahora, Duque lanzó su globo de ensayo para medir la vigencia de Bolívar en los pueblos que liberó. Por eso lo hizo. Para ver dónde y cuantos dolientes tiene Bolívar y los libertadores de Nuestra América. Hizo como el juego del ajiley “nos registró”. Podemos ver los resultados.
Nos toca evitar que se continúe invisibilizando la acción del Padre de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Panamá. Los enemigos de la unión, de la paz, de la independencia como el mayor bien, saben que el pensamiento de El Libertador es fundamental en el devenir de nuestros pueblos, por eso trabajan para matarlo de nuevo. Llevan casi 200 años en eso.

*Ex-Viceministro para Africa de la República Bolivariana de Venezuela

No hay comentarios:

Con premisa Alfabetización medioambiental y climática Hoy se celebra el Día Mundial de la Tierra Hoy los gobiernos y la g...