martes, 1 de enero de 2019

La fortuna escondida en las maletas de Batista cuando huyó de Cuba

© AP Photo / Harold Valentine
La fortuna escondida 

en las 
maletas de Batista 

cuando 
huyó 
de Cuba
La fuga del presidente Fulgencio Batista de Cuba 
puede parecer repentino, algo de última hora. 
Pasar de un brindis por año nuevo a huir en un 
avión por tu vida. Nada pudo haber sido más
inmediato. Sin embargo, el periodista cubano 
Ciro Bianchi aseguró a Sputnik que el dictador
 cubano tuvo tiempo de "preparar sus maletas".
En la madrugada del 1 de enero de 1959 el dictador 
Fulgencio Batista salió de Cuba con destino a República 
Dominicana llevándose consigo toda su riqueza. 
Según trascendió, Batista huyó del país con una fortuna
 superior a los 100.000 millones de dólares, exiliándose 
primero en la República Dominicana, luego en la isla de 
Madeira, Portugal, y por último en la España de Franco.
Sin embargo, desde el 17 de diciembre de 1958 su última noche en Cuba había sido pautada. Según contó Bianchi, el día 9 Batista recibió a un amigo estadounidense que tenía negocios en Cuba, y éste le plantea que se fuera a vivir a Estados Unidos.
"Sin que el general supiera, el amigo cumplía órdenes del Departamento de Estado pero la propuesta trascendió como una conversación fraternal. No obstante, el día 17, el embajador estadounidense Earl Smith, 
pide una entrevista con Batista y allí le pide 
oficialmente que renuncie y salga del país", 
contó el periodista, quien también es columnista 
del diario Juventud Rebelde.
El dictador cubano Fulgencio Batista
© AP PHOTO /
El dictador cubano Fulgencio Batista
En el encuentro, que tuvo lugar en la finca del dictador 
en La Habana, Batista le pregunta si puede irse a Estados 
Unidos y la respuesta fue negativa. "Le dijo que se fuera a 
otro país y ya se verá después", dijo Bianchi.
De esta forma, el Gobierno del republicano Dwight Eisenhower, retiraba su apoyo al dictador, a quien había sustentado casi desde el inicio.
A juicio de Bianchi, a partir de ahí todo se desencadena: "El Che Guevara ya era imparable en Las Villas, Camilo Cienfuegos está en Yaguajay, Fidel Castro seguía la lucha en la Sierra, Raúl Castro asedia Guantánamo y hay un cerco sobre la ciudad de Santiago de Cuba, que era la segunda ciudad de importancia".
"Además se dan tres conspiraciones fuertes dentro de la ciudad 
militar de Columbia en La Habana y a Batista no le queda otra 
alternativa que salir del país. De ahí que el día 1 de enero, se da 
la salida de Batista, que en realidad fue una salida bastante ordenada, 
tuvo tiempo de renunciar y delegar el poder", aseguró el periodista.
No se sabe exactamente cuánto se llevó el general en sus maletas.
Según Bianchi, se calcula que fueron, entre joyas y dinero, unos 
600 millones de dólares, pero lo más grave de esto fue cómo 
amasó su fortuna.
Batista ya había sido presidente de Cuba entre 1940 y 1944. Luego se fue a Estados Unidos donde se casó por segunda vez, y según cuenta Bianchi, Batista organiza el golpe de Estado "porque no tenía dinero".
"Cuando Batista da el golpe de Estado el 10 de marzo de 1952, su patrimonio era escaso", comentó el investigador.
"El general fue un hombre extremadamente ambicioso y todos conocían el sistema con que se hizo de tamaña fortuna, algo que reveló su propio 
secretario militar, el general Francisco Tabernilla Palmero",
contó Bianchi.
"Cada vez que Batista creó una obra pública,
 las empresas o contratistas tenían que pagar 
coimas del 30% del valor de la obra, que era 
una cantidad considerable. Aparte de eso, cuando 
en 1956 asesinan en La Habana al jefe de la Policía, 
Rafael Salas Cañizares, el dictador se entera cuánto 
recibía éste por el ‘juego prohibido'. Así ordenó al 
nuevo jefe que el dinero fuera directamente al 
Palacio Presidencial", explicó el investigador.
El libro de "Los propietarios de Cuba" evidencia la cantidad 
de propiedades que llegó a acumular el general, entre ellas 
diversas publicaciones como el periódico El Mundo y varias 
revistas. Pero ninguna de ellas cupo en las apretadas maletas
 del general.
Batista permaneció en España hasta su muerte en 1973, 
a causa de un infarto en la localidad de Marbella. Está enterrado 
en el cementerio de San Isidro en Madrid, junto a su esposa 
y uno de sus cinco hijos.

No hay comentarios:

En tres meses, 120  líderes sociales han sido asesinados en Colombia Según el último reporte presentado por Indepaz, en coordinación con ...