viernes, 4 de mayo de 2018

Siete días que conmocionaron las redes y las calles y sacudieron al sistema judicial


 
Tan sólo han pasado siete días desde que la Audiencia de Navarra hiciera pública la sentencia del juicio a La Manada que no ha contentado a nadie. El hecho de que el tribunal aguara la sentencia, rebajando el delito de violación a uno de abuso continuado, fue el detonante de un sin fin de manifestaciones y declaraciones cruzadas desde todos los estamentos nacionales y muchos internacionales.
(Marisa Kohan - Público) España - El hecho de que el tribunal no encontrara indicios de violencia o intimidación en la actuación los cinco hombres que acorralaron a una joven de 18 años en un reducido espacio y la penetraran simultáneamente por vía bucal, anal y vaginal, así como que el voto particular emitido por uno de los jueces en el que pedía la absolución de los acusados por no hallar delito alguno (tan sólo el hurto del teléfono de la víctima), encendió todas las alarmas de un caso llamado a ser emblemático y que acabó demostrando lo que habitualmente les ocurre a las mujeres que denuncian violaciones: la necesidad de mostrar que ha habido una resistencia casi heroica para demostrar que han sido violadas.

Como recordaron muchas expertas a lo largo de esta semana, el de La Manada no es un caso aislado, pero estaba llamado a marcar un antes y un después, por lo mediático que ha sido y por la gravedad de los hechos denunciados, todos ellos reconocidos como hechos probados en la sentencia principal. El voto particular del magistrado Ricardo González, considerado como misógino y plagado de estereotipos machistas por las organizaciones feministas, ha provocado una cascada de movilizaciones y manifestaciones que no ha dejado indiferentes a ningún estamento. Las movilizaciones en la calle no se hicieron esperar. Una organización de derechos de las mujeres, Women´s Link, ha elevado un escrito al CGPJ para que abra una sanción disciplinaria contra este juez.

No es abuso, es violación

Desde el mismo momento de la lectura del fallo el pasado 26 de abril, un numeroso grupo de personas se manifestaron frente al Palacio de Justicia de Navarra, y cientos de movilizaciones recorrieron las calles de decenas de ciudades de todo el país esa misma tarde.

"No es abuso, es violación", "hermana yo si te creo" o "hermana, aquí está tu manada" fueron los lemas más coreados. Desde entonces, la cascada de declaraciones han sido constantes, tanto a nivel nacional como a nivel internacional.

Las manifestaciones volvieron a repetirse en distintos puntos de la geografía en los días siguientes e irrumpieron en las celebraciones del 2 de mayo en Madrid, cuando miles de ciudadanos, principalmente mujeres, se reunieron en la Puerta del Sol para volver a protestar por la sentencia y por una "justicia patriarcal" que revictimiza a las víctimas y no repara el daño.

Pero a una semana de conocida la sentencia, las movilizaciones no decrecen, sino que toman impulso. Este viernes el Movimiento Feminista de Madrid ha convocado una movilización que comenzará el Atocha y concluirá frente a la Audiencia Nacional. Con ella denuncian que "vivimos en una cultura de la violación que legitima este tipo de sentencias y que dota de impunidad a los agresores y deja en una posición de vulnerabilidad a todas las mujeres", afirman en su convocatoria. Recuerdan que el caso de la Manada es sólo uno de tantos, ya que en España se denuncia una violación cada ocho horas. También el próximo lunes tendrá lugar otra concentración en la Plaza del Castillo de Pamplona.

La sentencia de La Manada ha saltado fronteras

No solamente los principales medios internacionales se han hecho eco de la sentencia y del malestar que ha provocado el hecho de que no se considerara como una violación, sino que varias instituciones internacionales han reaccionado dando un tirón de orejas al sistema judicial y al Gobierno. Entre ellas se encuentra ONU Mujeres, cuya coordinadora ejecutiva para el acoso sexual, Purna Sen, advirtió este miércoles de "la suave sentencia de los agresores de La Manada en España subestiman la gravedad de la violación y perjudica las claras obligaciones que existen para que se respeten los derechos de las mujeres".

También el Parlamento Europeo ha tomado cartas en el asunto. En una sesión este miércoles ha criticado con dureza la sentencia y ha pedido armonizar la legislación europea para que los Estados miembros reconozcan, tal y como establece el Convenio de Estambul, que todo acto sexual sin consentimiento expreso es violación. Este es, en este caso uno de los puntos principales, porque aunque la sentencia en los hechos probados relata una violación en toda regla, la sentencia no ve indicios de violencia e intimidación suficientes para que se consideren los hechos como violación.

Cerrar esa brecha pasa, para los eurodiputados, por dos cuestiones fundamentales: armonizar el reconocimiento de la violación como una forma de agresión en toda la Unión Europea y asegurar la formación de policía y jueces en perspectiva de género.

Nota completa: http://www.publico.es/sociedad/juicio-manada-siete-dias-conmocionaron-redes-calles-sacudieron-sistema-judicial.html

No hay comentarios:

Brasil: Temer decreta estado  de sitio y da amplios poderes  a la policía y al ejército para  reprimir a camioneros en huelga T ...