lunes, 14 de mayo de 2018


Gino Gonzalez   La imagen puede contener: 8 personas, personas sonriendo, personas de pie y exterior
QUIEN PIERDE LA DIGNIDAD…

Nadie sabe lo que es la dignidad hasta que la pierde. En una guerra el adversario busca por todos los medios doblegarte en lo moral para que pasivamente te arrodilles y aceptes el dominio. Cuando te desmoralizas los argumentos se hacen débiles y empiezas a aceptar y a justificar las razones del enemigo. ¿Recuerdan la técnica del “malo” y el “bueno”? Aquel viejo esquema de la tortura física. El malo infringía los golpes, la tortura y más tarde entraba otro, el “bueno”, te daba un cigarrillo, preguntaba por la familia, te limpiaba la cara y empezaba a convencerte ofreciéndote cosas para que te doblegaras. Nada ha cambiado, es el mismo formato. Propugno una crisis, el hambre y aparezco como “el salvador” de una situación que yo mismo crié. 
La campaña y las promesas de los opositores son muy sospechosas y alarmantes. Pareciera que sus estudios sobre nuestra psicología les han arrojado conclusiones en torno a cuánto se ha fracturado nuestra dignidad producto de su brutal arremetida para privarnos de la satisfacción de nuestras necesidades más elementales. Hoy ofrecen descaradamente soluciones que antes no se hubieran atrevido a plantear: Negociar con el FMI, dolarización del país e intervención “humanitaria”. Por qué lo hacen. Eso no es ingenuo. Cualquier campaña publicitaria se hace en base a un estudio de la conducta de a quienes se quiere convencer, más aún una campaña electoral, eso no es nuevo.
En medio de las dificultades debemos sacar nuestras cuentas para entender por qué hoy más que nunca sólo la dignidad nacional nos salva. Si entregamos la patria será bien difícil salir de ese atolladero.
Sé que nos es sencillo entender esto en medio de tanto sinvergüenza. Por un lado los traidores que piden intervención extranjera y por otro los vagabundos haciendo negocios en nombre de la revolución y en medio de éstos un presidente, con todas las críticas que usted pudiera hacerle, tratando desesperadamente de proteger al pueblo y de concretar soluciones para sobreponernos de esta caída. Bien ingrato y egoísta quien lo niegue o demasiado golpeado por la situación para no comprender lo demasiado evidente.
Esto es sencillo y es una verdad del tamaño del sol. ¿Recuerdan a Boves? Aquella vez sólo veíamos los enemigos cercanos y no visualizábamos al enemigo aparentemente lejano y que era nuestro principal enemigo. El enemigo de tu principal enemigo es tu amigo coyuntural. Aquí el enemigo principal es el imperialismo. Nosotros somos apenas un estante en el gran supermercado mundial. Nosotros tendremos que pelear luego con nuestros amigos circunstanciales, tendremos que enfrentarnos a los vicios, incluyendo los tuyos, pues tenemos que construir el país, pero para tener país debemos ganar esta guerra. 
Votar por Maduro no es votar por los indolentes, los incapaces y sinvergüenzas que promueven y se benefician de la crisis dentro y fuera del gobierno. Votar por Maduro es asunto de dignidad nacional y la posibilidad real de seguir organizándonos y dando la pelea por fundar la patria buena. 
@ginoesnu /@ginoandarino

No hay comentarios:

Brasil: Temer decreta estado  de sitio y da amplios poderes  a la policía y al ejército para  reprimir a camioneros en huelga T ...