jueves, 17 de mayo de 2018

CREEN QUE UNO ES PENDEJO
Gino Gonzalez
Algunas veces digo, recordando a mi mamá, la mama vieja, la abuela que me crió, que en su ingenuidad, pienso, ni sabría que este territorio se llamaba Venezuela. Su vida (y su bajada, dijera el compadre Rusber) la pasó demasiado ocupada sobreviviendo y sirviéndole a los patrones en su envejecida juventud y luego tendiendo arepa en la pata un fogón, cortando la leña, pendiente de las matas y de las gallinas y ordeñando unas dos vacas de unos animales que nunca pasaban de esa cantidad porque no tenía potrero y constantemente cuando llegaban a tres, una de ellas la mataba un camión en la carretera y luego debía vender la carne y hasta un becerro para pagar los daños del carro, pues así era la ley, quien atropellaba a un animal, el dueño del bicho debía pagar los daños y no al revés. Bueno, qué pensaría y que me diría si le dijera que existe una gente que tiene una fábrica de armas y que ese es su negocio y que para vender esas armas y ese negocio prospere andan propugnando y provocando guerras por todas partes porque de paso la moneda de ellos es la moneda mundial y entonces mientras más guerra haya, el dinero de ellos vale más y más. No me creería y pensaría que son inventos míos. Esos niveles de maldad son increíbles y escapan al razonamiento de cualquiera. Gua, si una vez a una de mis tías que ya conocía un poco más el mundo, pues estuvo trabajando de doméstica en Caracas varios años, le dije que un candidato adeco que ella y mi abuela y todos apoyaban, era un asesino, y se me puso bravísima: “que como iba a decir eso de ese señor tan decente”. Esos señores “decentes” llegaban a esos pueblos y los recibían con tanto cariño, les mataban una gallina y les hacían sancocho y la gente depositaba sus esperanzas en ellos y se iban y más adelante agarraban las cartas escritas en mala letra y las tiraban a los ríos o a las quebradas. Si, eso pasaba en los tiempos de cuando los presidentes gringos eran muy “amigos” de Venezuela: “Gloria al bravo pueblo y el gringo decía: Yes”. Tal como lo parodió Alí Primera. Tanta vagabundaría y tanta mala costumbre aun no termina a pesar de los esfuerzos de nuestro querido comandante Chávez. Los cambios espirituales no se dan de la noche a la mañana. Hemos sido gobernados por ladrones. Bueno, el mundo está gobernado por delincuentes. El asesino mayor es el presidente de los Estados Unidos. En Colombia gobierna un narcotraficante. Es la cultura dominante. Un niño a los dos años cuando está empezando a hablar maneja es el lenguaje de la compraventa y de los disparos. Anda pidiendo que le compren cosas y matando a su mamá con los dedos, apuntando y disparando con todo objeto que cae en sus manos. Entonces, no pidas que por arte de magia todo el mundo sea bueno. Existen perversidades de las cuales nuestros abuelos se escandalizarían. Bien corazón de piedra tiene que ser quien haga negocios con los alimentos y con las medicinas. Quien por razones políticas someta a todo un pueblo a las penurias con el sólo objeto de tumbar a un gobierno no acorde con sus intereses. Pero piense también en quienes entre nosotros mismos nos prestamos pa el negocio en una especie de sálvese quien pueda. Hoy más que nunca necesitamos poner a funcionar el corazón. Un viejo comunista amigo me decía: Esta guerra económica no nos afectaría tanto si hubiera una mejor distribución de lo que conseguimos, pero aún tenemos mucho sinvergüenza suelto porai haciendo negocios y sacando provecho de la situación. Cuando la vaina se pone jodía los pueblos salen adelante unidos en el amor y en el andar juntos, pero también cuando la vaina se pone jodía se desata como gusanera el individualismo capitalista con el cual hemos crecido. Nada más absurdo, por ejemplo, que vender el efectivo, te hacen una transferencia mientras se agudiza el problema de la falta de efectivo que afecta al propio cabeza e guevo que vende el efectivo.
Esta situación te desespera y entonces están los que pensarían que el problema se resuelve por arte de magia cambiando el gobierno sin visualizar la verdadera causa del momento que afrontamos. Nosotros tenemos que seguir construyendo la patria y para eso vamos con la organización y la participación colectiva a superar las desviaciones, pero no vamos a salir adelante entregando el país. El discurso de los candidatos opositores es descaradamente entreguista. Poderosos sectores económicos del país aliados con el imperio de la guerra quieren ponerle la mano a nuestra patria. ¿Existen grandes intereses económicos mundiales en pugna y nosotros estamos en medio de ellos? Es posible, el Presidente Maduro en ningún momento se ha negado a conversar con el presidente gringo, pero el imperialismo piensa que nosotros somos sus esclavos, que le pertenecemos, piensa que este país es de él y por supuesto nuestro petróleo, pues siempre ha sido así. Bueno, nosotros pedimos respeto y si ellos no nos respetan negociamos con otros. Por eso hacemos alianzas con Iran, con China, con Rusia. Por cierto, la gente se pone vieja pero la memoria histórica no envejece así na más. ¿Será que los rusos olvidaron que en la segunda guerra mundial fueron quienes pararon a Hitler y que fueron ellos quienes pusieron millones de muertos para ganar esa guerra de la cual terminó beneficiándose fue Estados Unidos quien salío ileso en su territorio, pues peleo de lejos?. No creo que eso se haya olvidado. Nosotros estamos resueltos a ser libres y vamos en esta bellísima juntura en la que andamos a seguir fundando y construyendo la patria a pesar de lo que sea, eso si, sin injerencia extranjera, sin entregar nuestros sueños, en soberanía y distribuyéndonos las responsabilidades y nuestras riquezas. Ellos quieren hacernos creer que los pobres no podemos gobernarnos ni sembrar la tierra, ni tener nuestras fábricas ni sostener nuestra industria petrolera y quieren meternos el mojón de que son nuestros salvadores: “quítense de ahí que ustedes no sirven pa eso, déjennos eso a nosotros los ricos que nosotros si somos gerentes, ustedes nada más a trabajar que pa eso es que sirven, ustedes pongan el sudor y nosotros la “inteligencia”, vamos a privatizar esto y aquello, la salud, la vivienda, a la educación, quítense, quítense….creen que uno es pendejo. El 20 de mayo votamos por Nicolás Maduro.

No hay comentarios:

LO QUE QUIEREN ROBARNOS...